Actualidad Macintosh en español

 

 


Indice de Foros
Temas activos
Mensajes privados
Downloads
Links / Buscador
Compraventa



Auténticos artículos
coleccionables de Apple


Macu te necesita

Vótanos en la revista ReD


Licenciar o no licenciar: FairPlay, Apple y sus amigos
Las cosas se están poniendo muy interesantes.

8/8/2004

Como comentamos la semana pasada, uno de los rivales de Apple en el mercado de formatos digitales, RealNetworks, acaba de anunciar que la nueva versión de su reproductor incorporará una tecnología llamada Harmony y destinada a hacer compatible el iPod con canciones compradas en otras tiendas online, sin perder su protección contra copias ilegales. O lo que es lo mismo, RealNetworks acaba de reproducir los efectos del sistema de gestión de derechos digitales usado por Apple y conocido como FairPlay... sin licenciarlo de Apple.

La reacción de Apple no se produjo el mismo día (Apple canceló su discurso en el Jupiter Media PlugIn Conference alegando una súbita enfermedad), pero el día 29 de Julio fue decir que "Estamos asombrados de que RealNetworks haya adoptado las tácticas y la ética de un hacker para violar el iPod, y estamos investigando las implicaciones de sus acciones bajo la ley DMCA [una ley estadounidense sobre derechos de autor y copyright] y otras leyes. Avisamos a Real y a sus clientes que cuando actualicemos periódicamente el software del iPod es muy probable que la tecnología Harmony de RealNetwork deje de funcionar con los iPods actuales y futuros".

Pero el mismo día Real contestó desafiando a Apple con la afirmación de que "los consumidores, y no Apple, deberían estar decidiendo qué música ponen en sus iPods". Y han desdeñado las posibles acciones legales de Apple diciendo que la ley "no está diseñada para impedir la creación de nuevos métodos de bloquear contenidos y explícitamente permite la creación de software interoperable." En resumen, siguen "completamente comprometidos con Harmony".

La guerra de los clones

Sin embargo, incluso si Apple consigue reducir los daños mediante modificaciones del software y maniobras legales, la presión no va a acabar. Como reconoció a finales de semana en su informe trimestral, ha sido denunciada a finales de Junio por la empresa Virgin Mega (la filial de Virgin dedicada a la música y los Virgin Megastores) ante el Consejo de la Competencia de Francia, por negarse a licenciar su sistema FairPlay. La vista preliminar tendrá lugar en Octubre o Noviembre. Y Virgin no es la única que quiere acceso al iPod y a las canciones en formato AAC.

El hecho es que Apple está teniendo tanto impacto en el mercado que su negativa a licenciar FairPlay se percibe como un intento de crear un monopolio cerrado, una técnica propia de Microsoft. Y aunque no sea cierto, la imagen no está siendo buena.

Además, es una batalla inacabable. Lo que ha hecho Real es lo que llevan intentando los hackers desde que apareció el formato, sólo que Real tiene los abogados como para insistir. Pero no es el único, y no hace falta ir muy lejos para saber quién va a tomar ejemplo con mucho gusto. Microsoft está anunciando su propia tienda online para otoño.

Una buena mala jugada

Desde luego, Real ha hecho sonreir a media industria de la distribución de música online, que se veía entre la espada y la pared. Pero hay quien piensa que también le ha hecho un favor a Apple.

De hecho, si hacemos caso a Jobs, lo que hace ganar dinero a Apple no es la tienda de música sino los iPods. Y Harmony puede quitar ventas a la tienda, pero hace que el iPod sea más interesante para suscriptores de la tienda de Real... y, si se licencia, de otros servicios. Dependiendo del efecto neto, Apple podría salir ganando.

En cualquier caso, la solución legal no es definitiva. Apple tiene que decidir si va a bloquear el hackeo mediante cambios en la tecnología, a tolerarlo... o a aumentar la apuesta, licenciando la tecnología original a quien la quiera. Al fin y al cabo, FairPlay es una de las pocas tecnología de Apple desde que volvió Jobs que no ha sido licenciada a todo el mundo.

¿Y porqué no?

Aunque desde luego, la exclusividad de FairPlay puede haber sido una buena idea inicialmente porque ha permitido que se consolide como líder del mercado sin que nadie le pueda poner las manos encima para desmontarlo (pensemos en lo que hizo Microsoft con el primer Macintosh), el hecho es que ahora ya lo han hecho. Ahora cualquiera puede licenciar Harmony (o sea, el FairPlay pirata) y competir con iTunes y el iTunes Store.

Pero ¿éso qué importa? El RealPlayer es una porquería para el usuario, y el Windows Media Player también: nadie que aprecie su experiencia de uso va a quitar iTunes para poner cualquiera de los dos, salvo que sea un suscriptor fanático de los otros servicios. Sin embargo, hay muchos reproductores de MP3 que funcionan sólo con esas tecnologías: si adoptan ahora AAC y se pueden gestionar con iTunes, la tienda online de Apple sólo puede salir ganando. Y éso no va a hacer que esos lectores de MP3 compitan mejor con el estilo y la facilidad de uso del iPod.

El iPod puede competir sin estar tan protegido... y más le vale no estar tan protegido, o acabará convertido en un ghetto. iTunes está en el mismo caso, y debería dedicarse a ser compatible con otras plataformas como Palm (o como Motorola, éso ya lo ha hecho).

RealNetworks le ha hecho un favor a Apple. Le acaba de quitar la protección, exponiéndole a la competencia. Con un poco de suerte Jobs aceptará el reto y decidirá licenciar FairPlay a todo el mundo en unos términos que le faciliten a su vez el acceso a los demás entornos.

Eso sí... sería bueno cambiarlo antes un poco para que Real se quede con un palmo de narices.

Y encima hay prisa

RealNetworks dice que no ha anunciado los planes de licencia de Harmony, pero que "está en conversaciones" con "gente". Y hay bastante gente que quiere poner en sus tiendas el letrero de "Compatible con iPod". Jobs va a tener que reaccionar de prisa.


Comenta el artículo en los Foros

Vuelta al Menú

 

 

 

Artículos en esta misma edición:

2-8-2004 Historias de Switchers III - Por GONTZAL
2-8-2004 Historias de Switchers II - La transfor-mac-ción de Masivi


Otros artículos recientes