Actualidad Macintosh en español

 

 


Indice de Foros
Temas activos
Mensajes privados
Downloads
Links / Buscador
Compraventa



Auténticos artículos
coleccionables de Apple


Macu te necesita

Vótanos en la revista ReD


Sony y Apple: imágenes en el espejo
Las dos empresas se imitan cada vez más

1/2/2005

Durante muchos años, Sony ha sido uno de los mejores ejemplos del éxito japonés en la electrónica de consumo. Desde el Walkman a los televisores Trinitron pasando por la Playstation y sin olvidarnos de los portátiles Vaio, Sony se había posicionado como la marca de electrónica e informática con "algo más" en calidad y diseño.

Por el camino y gracias a sus incursiones en cine y música, era una de las empresas mejor situadas para entender y explotar ambas partes de la ecuación multimedia.

Pero no lo ha hecho, y hoy en día está oficialmente a la deriva, con unos resultados cada vez menos satisfactorios y un ex-proveedor, Samsung, comiéndosele el mercado en varias gamas de productos.

La empresa que no quería fabricar PCs

Al otro lado del Pacífico, Apple estaba intentando dejar de ser un fabricante de ordenadores personales más, con un sistema operativo minoritario. Y bajo la dirección de Jobs, empezó una transformación que fue acercando sus productos cada vez más al ámbito de la electrónica de consumo: objetos útiles pero además estéticos, orientados al mercado doméstico y al ámbito creativo.

Y sobre todo, fue diversificando.

Apple copiando a Sony

Hasta el regreso de Jobs y la entrada de Jonathan Ive en el equipo de diseño, los equipos de Apple (con la excepción de algunos portátiles) podían estar muy bien hechos pero no se salían de la norma en cuanto a su aspecto. El iMac cambió éso de modo radical. Pero también lo cambiaron el PowerMac G3 "pitufo", y el iBook. Apple empezó a vender estilo y no sólo rendimiento.

Y lo vendió de un modo progresivamente diferente. Entendió que en muchos casos, los usuarios no necesitan el apoyo de vendedores expertos, sino la conveniencia de encontrar los productos en las tiendas generalistas. Como el Corte Inglés o la FNAC. Para los usuarios profesionales, el canal de distribución tradicional seguía siendo esencial. Y para los aún no conversos... lanzó una serie de tiendas Apple, imitando el concepto de los centros de ocio Sony en los que se puede ver, catar y usar el producto, y además comprarlo. Tanto es así que el diseño de los primeros Apple Store corrió de la mano del responsable de varios de estos centros Sony.

Por otro lado, Apple copió la estrategia de Sony en el ámbito de los formatos... aunque a su manera. Sony había comprado varias empresas de contenidos para controlar el modo en que se comercializaban (y no repetir el fiasco de los vídeos Beta). Jobs hizo de QuickTime la piedra angular de su estrategia de contenidos digitales, y convirtió a Apple en la mayor desarrolladora de aplicaciones para la creación y edición de esos contenidos. Al fin y al cabo, si se crea en un Mac debe ser compatible Mac.

El iPod fue un paso más en el camino hacia la electrónica de consumo (o el "estilo de vida digital", que es lo mismo que la fusión de la informática con el entorno de la electrónica de consumo). Un aparato muy bien integrado con el software de Apple, una exhibición de diseño en un mercado en el que ya abundaban los competidores. ¿Qué intentaba Apple? ¿Simplemente diversificar, como parecía al principio?

Jobs vio el éxito del iPod en el mercado y combinó ese ataque con la jugada maestra del iTunes Music Store. Un formato cerrado (típico de Sony) atado al sucesor del Walkman (concepto ideado por Sony) que usa el tirón del aparato estrella para vender el resto de productos de la marca... y asegurarse un bastión más en la guerra por el control de los formatos del contenido digital.

¿Fue una estrategia desde el principio o una reacción al éxito del iPod? De lo que no cabe duda es de que ha transformado el modelo de negocio y las perspectivas de Apple. No es sólo una empresa de informática, ni sólo de electrónica de consumo, ni sólo de entretenimiento. Ahora está donde estaba Sony: sentada entre los tres mundos, y en uno de los puntos más rentables.

Sony copiando a Apple

Mientras tanto, Sony ha intentado reaccionar varias veces. Unas con más éxito que otras.

Por ejemplo, la gama Vaio sigue luchando por ser los portátiles más llamativos del mercado. Han incorporado muchas de las ventajas de los PowerBooks y, desde luego, invierten mucho en publicidad.ia

Y Sony ha intentado (e intenta) limitar el éxito del iPod con sucesivos modelos de lectores MP3 cada vez más sofisticados, o integrados con cámaras de fotos, o lo que se les va ocurriendo. Por desgracia, la aceptación no llega a lo esperado. Quizá por el uso de formatos aún más raros que los de Apple, quizá por una usabilidad que no llega a lo tradicional en la marca... a pesar de clonar la rueda del iPod.

Por no hablar de la tienda de música online de Sony, Sony Connect. Un fiasco en su inauguración, pero una piedra fundamental en la estrategia de Sony de controlar qué se usa en sus aparatos... y, sobre todo, cómo se comercializan sus contenidos. No olvidemos que Sony es un productor: a pesar de que ahora mismo SonyMusic ofrezca acceso en su web (estadounidense) a todos los servicios de descargas, tiene un interés probado en no perder el control sobre el modo en que se hacen.

En cambio, en telefonía móvil SonyEricsson ha optado por la colaboración... al menos en el aspecto de iSync. Su soporte de las tecnologías de Apple le ha valido convertirse en la marca de referencia para los usuarios Mac de medio mundo. Pero en cuanto a formatos multimedia, no ha querido llegar al punto de Motorola, que usa QuickTime y ahora tiene su propia versión de iTunes: en estos aspectos, Apple y Sony compiten.

Por no hablar de las capacidades de la Playstation, y de las que se espera que tengan las próximas generaciones. Para jugar en línea, para ver contenidos digitales, y hasta para comprar en la red: un intento más para usar la maquinaria en el control de los contenidos.

Quizá lo menos conocido es que Sony está intentando competir con la gama de aplicaciones de creación digital de Apple. Con toda ella: a través de Sony Pictures, tiene una división de "media software" que parece clonada de la de Apple hasta en el orden de los lanzamientos. Eso sí, para sistemas Windows.

Lucha por el alma del negocio

Hace un par de años, entre los rumores persistentes había dos interesantes: que Disney iba a comprar Apple, y que iba a comprarla Sony. Se decía que Sony tenía el músculo, los periféricos y los contenidos, y Apple la tecnología informática, el sistema operativo y la capacidad de diseño. Los rumores fueron desmentidos en varias ocasiones, incluyendo una por el máximo directivo de Sony de la época.

Hoy en día, lo malo para Sony es que parece estar jugando a la defensiva en todos los frentes. Samsung, Microsoft y Apple se están apoderando de áreas que solían ser críticas para la empresa. Sus productos ya no son líderes reconocidos en casi todos los segmentos. Y muchas de sus mejores ideas están siendo usadas por la competencia.

Y Apple es parte de esa competencia. No sólo por su "ala" informática, ni por el iPod, sino porque está luchando por arrebatar a Sony el control sobre el modo en que se crean, almacenan, transmiten, venden y disfrutan los contenidos digitales. En el fondo, está intentando hacerle lo que Microsoft hizo a los fabricantes de PCs: convertirle en un ensamblador más de componentes que funcionan gracias a la tecnología de otro.

No se trata sólo de vender más o menos lectores MP3, sino de poder vender uno que sea diferente y mejor de la competencia gracias al uso de mejor tecnología. Si Apple se sale con la suya y establece un estándar que los usuarios demanden, Sony tendrá que usar el formato AAC y ser compatible con iTunes... y con la iTunes Music Store. Sus aparatos podrán ser diferentes, más baratos o más pequeños, pero la experiencia de uso la dictará Apple, y el canal por el que se vendan los contenidos de Sony Music, también.

Adivina quién cobrará por intermediar en la venta, y quién podrá dictar una bajada de precios porque controlará el mercado. Adivina quién está mejor posicionado para hacer lo mismo con las películas cuando el mercado esté listo (pista: ¿quién lanzó QuickTime TV hace ya unos años y aún es accionista de Akamai?).

Los ataques al negocio de edición digital de Apple son sólo una punta de las distintas estrategias con las que el gigante japonés está peleando por debilitar la estrategia de Apple; ya hemos visto que hay muchas otras. Y lo hace por una buena razón.

Tanto Sony como Apple tienen muchos más rivales y otros problemas, pero esta batalla entre las dos empresas que habitan entre la informática, la electrónica y los contenidos va a ser fundamental en la definición del "estilo de vida digital" de todos nosotros.


Comenta el artículo en los Foros

Vuelta al Menú

 

 

 

Artículos en esta misma edición:

31-1-2005 Nota de Prensa - Artesonado en Febrero
31-1-2005 Apple revisa los PowerBook - E incorpora nuevas tecnologías
26-1-2005 Beta pública de 4-Sight FAX 6 - Servicios de fax desde el ordenador
26-1-2005 ¿Eres un buen maquero? - Responde a este test y lo averiguarás, por WillySoze
26-1-2005 Nota de Prensa - Esta semana en Territori Mac
26-1-2005 Sun abre códigos - Solaris 10 será Open Source
25-1-2005 Nota de Prensa - Primera KDD catalana de 2005


Otros artículos recientes