Bienvenida arrow Opinión arrow Vaya pasada de Keynote
Vaya pasada de Keynote PDF Imprimir E-Mail
Opiniones sobre la conferencia inaugural de la MacWorld Expo de 2007, por Macduro   
Thursday, 18 de January de 2007

Para la mayoría de las gentes de buena voluntad las navidades no acaban hasta que vienen los reyes magos con su sacas repletas de juguetes. Pero para muchos otros, entre los que me encuentro, no es así. Lo que marca el fin de las vacaciones y la triste vuelta a la realidad cotidiana es la conferencia —Keynote, para los amigos— de Steve Jobs en la MacWorld Expo de San Francisco .

El evento es la fecha más esperada para los usuarios de Macintosh de todo el mundo, el lugar donde se presentan las novedades más significativas del universo Apple y el momento en el que los frikis de la manzana esperamos a ver qué sucede para aflojar o no la cartera.

Para los que no pertenecen a la secta makera es difícil entender la expectación de ese día que debía estar en la onomástica o el santoral de todos los fieles que se precien. Pero sencillamente es así, conozco gente que ha hecho miles de kilómetros sólo para ver una de esas legendarias charlas del CEO de Apple y comprobar si su aura produce el tan cacareado "campo de distorsión de la realidad". Y es que Jobs ha dotado de un halo de misterio y secretismo tal a cada Keynote que las semanas o meses previos a la misma se convierten en un cúmulo de rumores, fakes, prototipos imposibles , nervios, intoxicaciones esperadas, filtraciones de secretos sumariales, denuncias a los insiders lenguaraces, retiradas de supuestos robados —o posados—, de pantallazos anticipados, etc.

Sin embargo, este año todo ha sido mucho más brutal aún. Periódicos como El País, el  Washington Post, New York Times, el Herald Tribune y otros quisieron esta vez jugar al juego favorito de Apple y no cesaron de especular en sus páginas tecnológicas o en las secciones color salmón sobre la Keynote y sus repercusiones. Las acciones de AAPL se dispararon hacia el cielo. La Macworld de este año trascendió los sites makeros, la blogosfera y las webs de geeks tecnológicos para asaltar todo el orbe mediático global. Las expectativas generadas habían situado el listón muy alto, tanto que la posibilidad de un batacazo postkeynote era muy grande, algo a lo que los seguidores de la manzana estamos más que acostumbrados.

Se esperaba, entre otras cosas, la presentación de un gadget que uniera al ordenador con la televisión , producto inusualmente anunciado previamente en septiembre del pasado año que apenas despertó emoción, algo que se mide por los gritos y aplausos de los asistentes o por las interjecciones de las salas de chat e IRC en torno a las cuales se reune el clan de la manzana para asistir virtualmente a la cita. La única novedad es que soporta un nuevo WiFi ultrarrápido diseñado expresamente para permitir el streaming de vídeo (802.11n) del cual se presentó simultáneamente una estación base emisora sin siquiera anunciarla. Habrá que verlo en acción para ver cuál será su impacto, pero no era nada revolucionario, un pasito más en la estrategia de colonización del salón de casa.

También se habló mucho de la renovación de la gama alta de los iPod para competir con el engendro de Microsoft, el Zune. Lo normal es que se hubiera hecho antes de las navidades para aprovechar la agitada campaña de ventas. Pero ni antes ni después. ¿Por qué? —se preguntará mucha gente. Pues simplemente porque el Zune no ha resultado el competidor que algunos esperaban. Sólo ha atraído al 2% del mercado de los reproductores mp3 frente al 62% que posee Apple. Imagino que como era esperable algo similar, la empresa ha optado por no responder con la presentación de nuevos modelos. Así que el iPod vídeo con pantalla panorámica tendrá que esperar algún tiempo, no sabemos cuándo o si saldrá algún día de la manera que se esperaba.

Lo que todo el mundo daba por supuesto era una demo del próximo sistema operativo con nombre en clave de felino que será coetáneo con Windows Vista una temporadita. Jobs ya presentó en último cuarto de 2006 un impresionante aperitivo de Leopard  (Mac OS X 10.5), pero agregó que muchas de sus bondades no fueron mostradas para evitar que la competencia las copiara e implementara, en una clara alusión a lo que Microsoft ya ha hecho con el súper retrasado Vista. Pero tampoco ha sido así, lo dejaron para un próximo evento sin especificar. Durante unas cuantas semanas volveremos a especular con la nueva interficie "Iluminous" —que parece que sustituirá a Aqua— y nuevas implementaciones que desconocemos, como la renovación incluso de la metáfora de escritorio que lleva una eternidad informática en todos los sistemas operativos desde que Apple la incluyó en el primer Mac. Un buen momento para hacerlo sería cuando Vista esté por fin disponible en el mercado e intenten convencernos de que las novedades absolutas que va a poner en el mercado, la mayoría de las cuales llevan años o casi un lustro en nuestros escritorios. Así se le respondería a Gates con la misma moneda, pues últimamente se va a aficionando a tratar de aguar las keynotes con presentaciones y declaraciones casi simultáneas para reducir el impacto mediático de las mismas.

La misma mala suerte corrieron las aplicaciones o conjuntos de ellas que vienen con algunos macs o se venden a precio de shareware. Ni se presentó la hoja de cálculo para incluir en iWorks (¿Numbers?), ni nuevas transiciones en el programa de presentaciones que deja a Power Point en la prehistoria (por cierto, de nombre Keynote), ni se detuvo en la nueva suite de iLife donde se esperaban muchas novedades interesantes, alguna de las cuales surgirían de la colaboración con Google, como la posibilidad de posicionar geográficamente las imágenes de la biblioteca de iPhoto o cosas similares.

¿Ha defraudado pues la charla de Jobs de enero de 2007? Es lo que podría pensarse con tantas carencias en el guión preestablecido por la audiencia y por los medios. Pero no, todo lo contrario. Ha sido una Keynote de las más explosivas que se recuerdan. Y sólo con la presentación de un producto, de un pequeño gadget: el iPhone. Ahí si que acertaron todos los oráculos, Apple se pasa al mercado de los teléfonos móviles. El movimiento era el esperado, las empresas de móviles estaban sacando teléfonos con capacidad de reproducir música y sólo era cuestión de tiempo que canibalizaran la venta de ipods. Así que lo normal era que el contraataque de la empresa del iPod se produjera en aras a la integración de los dos aparatos en uno, ¿quién quiere llenar los bolsillos con iPod y teléfono cuando es posible combinar ambos? Pero Apple no se conformó con eso, era demasiado obvio, tan obvio como ponerle números a la rueda táctil del reproductor de música tal y como bromeó Jobs con un jocoso prototipo ortopédico. Como siempre, han ido mucho más allá, hasta el punto de que la publicidad propia y muchos medios han dicho que Apple ha reinventado el móvil. Exageraciones aparte, ¿ha sido para tanto? Es posible que sí, desde luego ha fijado un nuevo estándar en el mercado al que todo el mundo tendrá que tender si quiere estar presente en él. De lo contrario, serán historia en las gamas media y alta.

El iPhone es la conjunción de un iPod más un teléfono, pero además integrando una PDA y, casi, un verdadero ordenador. De hecho el cacharrito corre el mismo sistema operativo que la gama Macintosh más actual, eso sí con algunos recortes para no colapsar la memoria Flash interna de 4 u 8 Gb. La proverbial optimización de los sistemas operativos de los macs es bien conocida, ordenadores de hace más de un lustro son bien capaces de correr los sistemas más actuales, ¿por qué no habría de hacerlo un dispositivo de mano cuando existen procesadores lo suficientemente potentes para ello? Así que tenemos que el iPhone es todo un ordenador mac que cabe en la palma de la mano. Las posibilidades que ofrecerían serían infinitas salvo por un par de cuestionesfundamentales: el tamaño de la pantalla y la duración de las baterías. Parece que las promesas de duración de la carga es mucho más de lo que estamos acostumbrados, al menos en los teléfonos móviles, aunque nunca será suficiente. El tamaño de la pantalla está condicionando la usabilidad del iPhone, así que por mucho que pidamos no era probable que Apple quisiera repetir la experiencia del malogrado Newton, la revolucionaria PDA adelantada a su tiempo, pero con un peso y tamaño inadecuado para la necesaria portabilidad que requiere un gadget de esta naturaleza. Realmente lo que han hecho en el iPhone ha sido sustituir el teclado numérico por más pantalla, entendida como una superficie en la que reflejar cualquier interface dependiendo del programa con el que se trabaje y hacerla toda ella táctil y digital, es decir, que se maneja con el dedo, un extra que suele venir de serie con nuestro equipamiento natural. Así se pueden tener tres productos en uno ocupando el mismo espacio. Simple a la par que genial, ¿no?

Otra una característica del iPhone ha llamado poderosamente la atención. Desde hace meses se conocían en la web las pantallas multitáctiles como curiosas experiencias que podrían revolucionar en el futuro la forma de interactuar con los ordenadores. Apple, como ha hecho otras veces, la ha implementado en un producto comercial y afirma que posee la patente. Desde que la vi en acción no dejo de pensar en productos de tamaño mayor, quizá como el Origami o las Tablets, productos frustrados en el mundo de los PCs que aún no han encontrado un hueco adecuado en el mercado quizá esperando a soluciones como las que el iPhone ya implementa.

En definitiva, Apple ha conseguido relegar a los teléfonos que ahora usamos a piezas de arqueología industrial. Personalmente uso un Sony, en el trabajo una Blackberry, ninguno de las dos teléfonos tienen futuro inmediato tal y como lo conocemos. Desde luego, el que suscribe no piensa invertir un solo céntimo en nada que no sea un iPhone o algo que lo supere, no tiene sentido. De hecho las acciones de las empresas de hardware telefónico bajaron ostensiblemente ese fatídico día de enero a la par que Jobs jugaba con su nueva joyita y consultaba on-line las acciones de Apple en permanente subida. Muchos analistas han criticado que el iPhone se presente en enero para que finalmente vea la luz en junio, pero creo que se equivocan de plano, aun cuando contravenga nuestros incontenibles deseos. Para empezar, han evitado las filtraciones sobre las características del mismo y que la competencia pudiera recuperar parte del tiempo que Apple le ha metido por delante en I+D+I mandando ahora el aparato a registrar ante el organismo encargado de autorizar su distribución. La expectación generada le va a servir para que mucha gente no le pille a trasmano con un teléfono recién comprado o con un contrato de permanencia firmado con una compañía diferente a la que lo va a comercializar en exclusiva (Cingular en los EEUU). También será cuestión de ir desarrollando más aplicaciones en los meses que dure su puesta de largo, no olvidemos que es un auténtico ordenador, no una PDA o un smartphone con Windows Mobile, Palm OS o Symbian, mucho más limitados.

Se me ocurren miles de usos para el iPhone distintos al de hablar por teléfono. Confieso que ese es el que menos usaré de todos. Llevar guías de viaje en el bolsillo, claves para determinar flora y fauna, tener un navegador de mano con mis favoritos de Google Earth, ver alguna peli o documental para mis frecuentes viajes en bus y tren, tener una libreta en la que escribir y publicar vía web o email en mi blog con inmediatez absoluta y la certeza de estar conectado permanentemente con posibilidad de acceso a internet con una calidad de lectura más que aceptable gracias a la brutal resolución de pantalla que exhibe son las primeras que se me ocurren. Sin duda habrá muchas más, sólo es cuestión de tiempo e imaginación. El soporte lo ha puesto Apple sobre la mesa. ¿Comprenden ahora la relevancia de las Keynotes de la Macworld? Yo ya espero la próxima... es sólo la primera versión de un nuevo concepto.

Permaneceremos atentos.

Macduro   Juanlu González     14/1/07 

 

Puedes comentar el artículo en los foros.

Y puedes visitar el blog de su autor

Tags:
View blog reactions

 
< Anterior   Siguiente >

Colabora con Macuarium

  • Compra en nuestra apple store

    Apple Store

    Comprando desde nuestra Apple Store particular ayudas a mantener Macuarium.
    Ir a la tienda...
  • tarjeta macuarium

    Tarjeta Macuarium

    El principal medio que existe para colaborar en el mantenimiento de Macuarium.com
    Consiguela Ahora...
  • Vistete con macu

    Camisetas Macuarium

    Vistete a la moda, con nuestra selección de ropa y complementos de macuarium.
    Ir al probador...

Apadrina un servidor

Cantidad:
$