Macuarium.com - Apple contra el FBI: las razones del conflicto
     
Bienvenida arrow Especiales arrow Apple contra el FBI: las razones del conflicto
Apple contra el FBI: las razones del conflicto PDF Imprimir E-Mail
Porqué este tema hace perder la calma a Tim Cook   
Wednesday, 23 de March de 2016

lockApple y el FBI tienen una cita el 5 de Abril para decidir si la primera se ve obligada a fabricar una llave maestra para abrir un iPhone 4… o si prevalecen los principios que llevan defendiendo la privacidad desde los 90.

Si no hay más peticiones de retraso (la última fue porque el FBI cree haber encontrado un modo de hackear el teléfono directamente), el próximo día 5 el juez va a escuchar las declaraciones de Apple y del FBI sobre un caso que ha levantado ampollas y muchas simplificaciones. Repasemos porqué Apple no quiere abrir el iPhone 4 de un terrorista a pesar de la orden judicial.

El caso

El caso concreto a debate es muy concreto. Se trata de la petición, respaldada judicialmente, que hace el FBI a Apple para que desarrolle un programa que ayude al Bureau a acceder a los contenidos encriptados del teléfono de un terrorista. Se supone que la información puede resulta útil para aclarar los hechos.

El FBI dice que este caso es especial y la petición es puntual. Aunque hay que dejar claro que detrás de ese caso hay ya unos cuantos jueces con sus teléfonos sospechosos esperando por si el precedente resulta favorable.

Apple dice que ese software (un iOS modificado) puede usarse para acceder a muchos más sistemas, que sería un gran riesgo en malas manos, y que además, y por principio, está mal.

También hay que señalar que el programa que pide el FBI no funciona con iPhones actuales, que usan incluso mejores cerraduras.

La criptografía

El hecho es que desde hace ya más de una década, la criptografía salió del laboratorio de los espías y se difundió por el mundo. No hace tanto, estaba prohibido exportar tecnología estadounidense que ayudara a encriptar información, pero desde 1991, Whitfield Diffie y Martin Hellman pusieron la encriptación de correos al alcance de todo el mundo. En sus ideas se basan también las firmas digitales, por ejemplo (y por eso acaban de recibir el premio Turing).

Las necesidades de las agencias de seguridad chocaron con el comercio digital y las agencias perdieron. La encriptación es parte esencial de la vida digital moderna. Aunque no esté tan extendida como a veces debería (véase el robo de 21 millones de expedientes de la oficina de Personal de EEUU, con todo tipo de datos comprometedores).

Durante los años 90, las agencias intentaron forzar a las empresas a crear “puertas traseras” en diferentes programas y sistemas (y hasta hardware), cosas que les permitieran acceder en caso de necesidad. Lo malo es que un sistema que permite esas entradas no es seguro, y “los malos” tienen tendencia a encontrar esas puertas y sus llaves. Y así, las agencias fueron cediendo (y buscando otros modos de controlar lo que pasa).

A día de hoy, Apple vende sistemas que encriptan la información personal, y de los que la empresa no tiene llaves, por lo que no puede “abrirlos” aunque se lo pidan.

El debate

El FBI cita una ley de 1789 llamada “All writs act” para exigir a Apple que desarrolle un programa para abrir el teléfono del terrorista.

El cambio que pide es una alteración fundamental del sistema operativo (por lo que Apple llama al resultado GovtOS). Aunque esencialmente se trata de evitar el bloque del aparato cuando se meten demasiados PINs erróneos, no es un trabajo trivial.

Apple se lo ha tomado muy mal. No se opone por cuestiones prácticas sino morales, presentando el caso como el comienzo de una cuesta abajo en la que las empresas no puedan negarse a violar la privacidad de sus clientes. Se afirma en el consenso de la industria de que no hay modo de crear una forma de permitir el paso al gobierno que no perjudique seriamente la seguridad.

Apple además se apoya en legislación mucho más reciente (una ley conocida como CALEA, o Asistencia de Comunicaciones para el Cumplimiento de la Ley, de la era Clinton) que declara que el gobierno de EEUU no tiene la autoridad para requerir a nadie que produzca un diseño o configuración concretos (GovtOS evidentemente es una modificación de iOS que además podría usarse en más teléfonos). El diseño de seguridad de iOS está pensado para cumplir esta legislación, ya que establece que la empresa sólo tiene que ayudar al gobierno a desencriptar si la empresa ha encriptado el aparato (lo hace el usuario al establecer la clave) y si la empresa tiene las claves para desencriptarlo (y no las tiene).

El contraataque del FBI es que “el gobierno” no ha pedido nada: han ido a un juez a pedirle la orden. No son ellos, es la justicia.

Al final, otro juez tendrá que decidir… y es probable que el debate llegue hasta el máximo tribunal estadounidense.

Ahora en serio

Todo esto no significa que Apple no colabore con las agencias de seguridad estadounidenses. Lleva desde 2012 colaborando con el programa PRISM de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de EEUU) en la que ya participaban Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, YouTube, Skype o AOL… eso sí, sin (o eso dice Cook) haber creado puertas traseras o dado acceso a sus servidores.

La resistencia de Apple es sorprendente no sólo por la rigidez sino porque ya hay muchas que han pasado por ese aro u otros peores, norteamericanos, chinos o de otros gobiernos.

 

Cuéntanos tu opinión en los foros .

Tags:
View blog reactions

 
< Anterior   Siguiente >

Apadrina un servidor

Cantidad:
$