Macuarium.com - Amnistía Internacional señala a Apple
     
Bienvenida arrow Especiales arrow Amnistía Internacional señala a Apple
Amnistía Internacional señala a Apple PDF Imprimir E-Mail
Le acusa de explotar niños congoleños en la producción de cobalto   
Friday, 01 de April de 2016
cobalt-sampleEsta semana, Amnistía Internacional acusó a varias de las mayores empresas de tecnología del mundo de usar minerales de origen discutible, y no hacer nada para evitarlo. Hemos investigado las razones. 
 
Para escarmentar a otros

AI y organizaciones similares tienen la costumbre de organizar campañas de presión sobre la parte más sensible de la cadena de producción para forzar cambios. Eso hace que p.ej. presionen a Nestlé para que evite comprar a plantaciones que queman el Amazonas (lo que sube los costes de Nestlé mientras cientos de otras empresas hacen lo que quieren). 

El método suele ser magnificar tanto la barbaridad como la capacidad de la empresa de influir en ella, de forma que el usuario la vea como responsable y la prensa se haga el eco propio de una historia de escándalo.

Estas acciones son muy mediáticas, aunque ni mucho menos tan efectivas como promover leyes que consigan limitar el comercio en diamantes, oro, y otros minerales de zonas de conflicto, lo que corta la financiación a grupos insurgentes y a militares corruptos (lo que se ha conseguido con la Dodd-Frank Act y convenciones internacionales, pero no cubre todos los minerales ni todos los conflictos). 

Cuando el río suena… ¿lleva agua?

En el caso que nos ocupa, AI ha puesto la mira en la República Democrática del Congo, uno de los peores agujeros del mapa, donde desde hace mucho las guerras civiles e intentos de secesión se complican con intervenciones de otros países africanos para saquear lo que pueden. La diferencia con un Estado fallido ha sido muy pequeña a veces.

Entre las menores barbaridades que se producen está el trabajo infantil en minas informales (i.e. ni reguladas ni supervisadas ni buenas para la salud). En concreto, AI se centra en las de la zona de Katanga donde (a diferencia de p.ej las minas sudamericanas análogas ), se extrae cobalto, un mineral fundamental para las baterías modernas.

Aunque el Estado congoleño ha regulado esta industria y el trabajo infantil, en la práctica sigue permitiendo que agentes intermediarios registrados compren mineral en minas informales. Luego, los agentes venden a otros intermediarios y muy notablemente a una empresa china llamada CDM, que a su vez vende el mineral a Huayou Cobalt. Esta es, a su vez, proveedora de los mayores fabricantes de baterías (y ya ha figurado en denuncias anteriores, como la del 2008 de Bloomberg sobre la misma materia.

A pesar de los esfuerzos de AI y de su asociada African Resources Watch, demostrar y cuantificar qué parte de ese cobalto viene de niños explotados y qué parte viene de minas reguladas y bien organizadas es imposible. La lógica de la producción y el paralelo con otros mercados análogos más estudiados (diamantes de conflicto) hace pensar que no es tanta como insinúan. Lo que sí deja claro su estudio es que existir, existe.

Concretando

Es decir: como el Estado congoleño no protege a sus ciudadanos y los chinos compran a quien les venda sin mucho respeto para exquisiteces de derechos humanos, Amnistía Internacional quiere que pidamos a Apple y compañía que inviertan en apretar las tuercas a sus proveedores para asegurar que en sus máquinas no hay componentes éticamente desagradables.

El mapa de los (posibles) suministros contaminados sería éste:

83db48f3d4aab41234f15a56235ddd5c8901f300

¿Porqué van por las malas?

Está claro que este enfoque perjudica a las empresas afectadas, tanto más cuanto más visibles son… y mucho más cuando aspiran a diferenciarse por una posición ética, ecológica, y en general positiva como es el caso de Apple.

El informe original de AI (puedes descargalo aquí: http://www.amnestyusa.org/sites/default/files/this_what_we_die_for_-_report.pdf ) es de inicios de año. Lo publicaron y pidieron confirmación y corrección a las empresas implicadas. Unas negaron tener que ver, otras prometieron mejorar, y otras no dieron a AI una respuesta que considerara satisfactoria.

¿Qué dijo Apple?

Lógicamente, investigamos un poco más. El personal de Amnistía tuvo la amabilidad de proporcionarnos la respuesta oficial de Apple (ver adjunto aquí ).

En concreto, Gerardo Ríos, coordinador del equipo de empresas de la sección española de AI, nos comentó que:

“La respuesta, en opinión de nuestra organización, no es ni firme –no hay ningún plan, calendario o metodología para llevar a cabo la revisión de la cadena de suministro–, ni transparente –no se identifican las actuales fuentes de suministro, ni se admite o niega que CDM y/o Huayou Cobalt sean proveedores de la empresa–, más bien parece una respuesta evasiva y no acorde con la gravedad de los hechos denunciados.

No solo los hechos se habían divulgado con anterioridad por medios periodísticos, sino que el periodo transcurrido desde que Amnistía Internacional se puso en contacto con Apple hasta la fecha nada parece haber sucedido sobre el aprovisionamiento de Apple con cobalto proviniendo de la RDC, y a través de una empresa concreta. “

La respuesta de Apple no es muy precisa, pero no nos ha parecido tan mala.

“El trabajo de menores nunca se tolera en nuestra cadena de suministro (…). No sólo tenemos estándares estrictos, auditorías rigurosas y medidas punteras de prevención, sino que buscamos activamente infracciones. Cualquier proveedor al que se encuentra contratando trabajadores menores está obligado a 1) pagar su retorno a cada, 2) financiar completamente su educación en escuela de elección del trabajador o su familia, 3) seguir pagando su salario y 4) ofrecerle un trabajo cuando alcanza la edad legal”.

La empresa de la manzana afirma que en las 633 auditorías que realizó en 2014 cubrió el trabajo de 1,6 millones de trabajadores y descubrió 16 casos de trabajo de menores, “todos resueltos con éxito”. En cuanto a los minerales, afirma que en los últimos cinco años ha impulsado “estándares”, así como el Conflict Free Sourcing Program ( http://www.conflictfreesourcing.org ) “o programas de auditoría equivalentes de terceros” y “aumentado la trazabilidad hasta la mina”.

Más en concreto, Apple afirma que “a Noviembre de 2015, más del 95% de las refinerías que conocemos [our reported smelters] cumplen o participan en un programa de auditoría externa para verificar sus prácticas de aprovisionamiento libres de conflicto. Y no pararemos hasta alcanzar el 100%”. La empresa afirma apoyar y financiar empresas y programas para lograr mejorar las cosas, ya que prefiere “mejorar el mundo” antes que simplemente dejar de trabajar con empresas en zonas de riesgo. Y recuerda que incluye estos informes en sus cuentas anuales desde hace 10 años.

Apple afirma que está comprometida a apoyar acciones gubernamentales apropiadas y colaborar con entidades como AI, y que sabe que queda mucho por hacer.

En conclusión

Juzguen ustedes mismos. Aunque es cierto que la respuesta de Apple no concreta los puntos que indica el señor Ríos, no sabemos (aun) si la ONG preguntó específicamente por ello.

Realmente cuesta imaginar una respuesta más positiva y una evidencia más clara de que la empresa a la que está presionando Amnistía Internacional está haciendo ya mucho más de lo exigible por favorecer los fines que la propia AI fomenta.

Vamos: que tiene narices.


 
Puedes comentarlo en los foros

Tags:
View blog reactions

 
Siguiente >

Apadrina un servidor

Cantidad:
$