Actualidad Macintosh en español

 

 


Indice de Foros
Temas activos
Mensajes privados
Downloads
Links / Buscador
Compraventa



 


Auténticos artículos
coleccionables de Apple


Macu te necesita

Vótanos en la revista ReD


De repente, Nuria
Sobre las publicaciones de Mac en España…, por Núria Almiron

15-10-2.002



La primera vez que me preguntaron si había espacio para una nueva revista de Mac en España era 1994 y, por aquel entonces, el mercado español de las publicaciones de Mac estaba habitado por las licencias de las americanas MacWorld y MacUser y por poco más que buenas intenciones nacionales, como las de MacPeople; no había ningún producto autóctono que pudiera competir con los dos grandes símbolos de la prensa maquera. La siguiente ocasión en que me formularon la pregunta era 1999, Macworld había absorbido a MacUser y MacPeople ya no existía. Por el camino habían nacido y desaparecido en España revistas como Macformat (una cabecera británica que tuve la suerte de dirigir y que tiraba más de 50.000 ejemplares en el Reino Unido con media docena de licenciatarias en todo el mundo) y El Mac (otra cabecera británica que no tuvo ninguna oportunidad aquí). En estos momentos, tras diversos experimentos entre los que, por supuesto, destaca en envergadura y ambición el de MacByte, MacWorld vuelve a reinar a sus anchas en el paupérrimo mercado nacional. Porque todo hay que decirlo, no estamos hablando de cifras que emocionen a ninguna editorial. Cualquier cabecera británica o francesa vende más ella sola que todas las cabeceras españolas, en sus mejores épocas, juntas. En realidad, incluso la ilustrísima MacWorld española está a la cola de Europa en comparación con las ventas de sus hermanas continentales (no tengo los datos actuales pero cuando era mi obligación estar al día de todas estas cosas recuerdo que hasta los italianos compraban más Macworlds que nosotros).

Los tiempos que corren, además, no son buenos para nadie. La concentración empresarial es un hecho en todas partes, empezando por Estados Unidos, y las cifras de ventas de ordenadores parecen indicar que puede estar llegándose a una especie de techo, lo cual para Apple puede tener una doble interpretación: que le va a ser todavía más difícil aumentar (o no perder) cuota de mercado, y/o que va a tener que dedicar más esfuerzos si cabe a conseguir “traidores” al PC (usuarios que lo abandonan para comprarse un Mac) antes que nuevos usuarios (sí, todavía hay de estos).

Dicho lo anterior, ¿queda justificado con ello la dificultad permanente del mercado español para disponer de una alternativa real a MacWorld? Yo creo que no pero encontrar un modelo que funcione es difícil por diversos motivos. En primer lugar porque una revista para este sector nunca puede plantearse con los mismos objetivos y estrategias que una publicación de, por ejemplo, eBusiness; pero se ha hecho. También porque, a pesar de no requerirse de grandes esfuerzos económicos, una revista de Mac, como cualquier otro producto editorial, necesita de las economías de escala de una gran empresa para ser rentable con lo que entramos en lo que parece ser un callejón sin salida: las empresas editoriales con sinergias (y, por lo tanto, de cierto tamaño) no quieren saber nada del Mac y los evangelistas solitarios que se atreven con el tema no tienen con quien compartir sus costes. En todo caso no es una cuestión de lectores, los lectores de revistas de Mac son tan fieles a las publicaciones como a sus máquinas. Ni tampoco de publicidad (¿por qué se tiende a pensar que la capacidad de atracción de publicidad de Macworld es exclusiva de esta revista?)

Está claro que aquí no hay mercado suficiente para seis o siete cabeceras en papel, cifra desorbitada a la que se llegó a mediados de los noventa en plena euforia digital (Internet hizo vender muchas máquinas a todos mientras los editores de revistas especializadas se frotaban las manos, cuando no perdían la cabeza), pero creo que no se ha hecho todavía ningún intento serio de alternativa independiente que nos permita evaluar realmente cómo reaccionaría el mercado. Sin que ello suponga el menor atisbo de menoscabo hacia Macworld (y todos aquellos que la producen cada mes), parece evidente que su liderazgo en España se debe, más que cualquier otra cosa, a su pertenencia a un grupo internacional sólido que le arropa con una estrategia coherente. Entre sus competidores nacionales no ha habido en todos estos años estrategias coherentes ni asomo de seriedad. Quiero recordar los principales ejemplos: MacFormat y el Mac tenían por todo apoyo a una editorial de revistas porno y MacByte a una empresa sedienta de formar parte de la burbuja especulativa cuando a ésta todavía se la confundía con la “nueva economía”. En suma, quizás ya sea demasiado tarde para averiguarlo porque el mundo está cambiando muy deprisa pero, en todo caso, a la pregunta de si cabe una alternativa real en papel a Macworld en España sólo se me ocurre que quién sabe, nadie lo ha probado de verdad todavía. Mientras tanto, hay que reconocer que la decana española es la única que dignifica un panorama editorial cercano a lo patético (a cuenta de este patetismo viene esta reflexión).



 

 

Artículos en esta misma edición:


Otros artículos recientes