Actualidad Macintosh en español

 

 


Indice de Foros
Temas activos
Mensajes privados
Downloads
Links / Buscador
Compraventa



 


Auténticos artículos
coleccionables de Apple


Macu te necesita

Vótanos en la revista ReD


El final del ADSL y el cable
Una nueva tecnología llega a través de las líneas eléctricas, por Juan Díaz

30-09-2.002



La experiencia de uso de Internet cambia completamente cuando se pasa de tener que conectar a la red a estar permanentemente conectado. La diferencia de conectar a estar en Internet y disponer de acceso permanente se ve enriquecida con una conexión de banda ancha que además de ofrecer conexión permanente a un precio fijo permita suficiente velocidad de transferencia como para poder ver vídeo y audio, aunque sea en tamaños reducidos.

La revolución de la banda ancha está a la vuelta de la esquina. Ahora mismo se puede disponer de acceso por RDSI, que se usa en lugares a los que no llega el ADSL, y algunos pocos privilegiados pueden disfrutar de acceso a Internet por cable. Está también la alternativa de acceso vía satélite, poco usada por sus costes. Y la última de las tecnologías emergentes, el acceso por red inalámbrica 802.11b que Apple vende con el nombre de Airport.

Cableados y usuarios de cable

En España los usuarios hemos perdido el tren del cable por culpa en buena parte de la moratoria que se impuso desde la administración a telefónica. Esta moratoria impedía que Telefónica, o sus filiales, que tenían capacidad para comercializar el cable mucho antes que el resto de los operadores, realizase el lanzamiento de la conexión por cable para que los nuevos operadores tuviesen tiempo de desplegar su red y pudieran competir en mejores condiciones.

Aparentemente una buena idea ya que las operadoras de cable venderían telefonía, televisión y acceso a Internet.

Sin embargo las operadoras de cable en lugar de ir captando clientes que fuesen generando ingresos mientras desplegaban su red se dedicaron a olerse el culo las unas a las otras como perros mientras el mercado se movía por otro lado.

Todos los plazos de despliegue que decían que las capitales estarían cableadas han resultado imposibles de cumplir. En el camino las operadoras de cable perdieron primero el mercado de personas dispuestas apagar por ver la televisión que se fueron al satélite. El mercado de la telefonía a favor de las incumbentes, las nuevas empresas que compiten con telefónica. Y el acceso a Internet a manos de tarifas nocturnas, con un precio mucho más bajo, y del ADSL.

El otoño ha comenzado con la presentación por parte de Telefónica de su campaña de ADSL. Se presenta como un producto maduro, fiable, sencillo de instalar, económico y accesible a la mayoría de la población. Aparentemente se trata del asesino del cable que sólo podría competir con ofertas mejores en precio y en agrupación de servicios.

PLC, el canto del cisne para el ADSL

Sin embargo al ADSL podrían quedarle cuatro telediarios, o menos de un año. Recientemente se ha conocido en la web la experiencia de un usuario de Mac que participa en la fase de pruebas a gran escala del sistema de acceso a Internet y telefonía a través de la red eléctrica, PLC o Power Line Communications, de Endesa. Este usuario ha descrito su satisfactoria experiencia con el servicio, unida a lo sencillo de la instalación y la escasa infraestructura que es necesaria en el lado del cliente para que el sistema funcione.

Esta prueba, desarrollada en Zaragoza y que termina en Noviembre, demuestra que hay sistemas aún más cómodos que el de ADSL y que puede llegar a más hogares de forma más rápida.

Morar o no morar

La cuestión ahora no es si resulta técnica o financieramente posible. Estando Endesa detrás del proyecto la cuestión financiera no es ninguna duda, es solo un problema menor de planificación. El aspecto técnico está demostrado. La cuestión es de tipo político y administrativo.

Un sistema de acceso de banda ancha a través de la red eléctrica permitiría ofrecer telefonía, acceso a Internet y televisión a la carta fácilmente y con unos costes y capacidad de penetración en el mercado muy grande. Pudiendo llegar a desbancar al cable y al ADSL en poco tiempo.

Para los consumidores esto supondría competencia y guerra de precios, de calidad y de cantidad de servicio, con un énfasis especial en el mercado doméstico.

Sin embargo para los operadores supondrá un competidor más en un espacio que cada vez tiene menos margen a medida que este mercado madura. En un escenario así es más que probable que los que explotan los servicios de banda ancha intenten poner trabas de tipo administrativo al acceso a través de red eléctrica.

Lo veremos todo a lo largo del próximo año. http://www.plcendesa.com/

Juan Díaz

juan_diaz@mac.com



 

 

Artículos en esta misma edición:


Otros artículos recientes