Jump to content

maikeichon

Usuarios
  • Content Count

    6
  • Joined

  • Last visited

Community Reputation

0 Neutral

About maikeichon

  • Rank
    Usuario

Recent Profile Visitors

The recent visitors block is disabled and is not being shown to other users.

  1. Hola, muy buenas de nuevo. Llevo un tiempo pensando en adquirir una cámara sin espejo con la que además de poder hacer fotografías de cierta calidad, tenga sobre todo buenas funciones para grabar vídeo, pues es el principal uso que le voy a dar. Tras haber estado informándome sobre las principales características de las cámaras de hoy en día y la importancia de sus componentes, he aprendido que en relación a la calidad de imagen que la cámara es capaz de generar, lo primero que hay que tener en cuenta es el tamaño del sensor, que considerándolos de más a menos, o de mejor a peor, quedaría en este orden: 1-sensores Full Frame; 2-sensores APS-C; 3-sensores Micro 4/3; 4- sensores de 1“,... así hasta los sensores más pequeños de los móviles. Después del tamaño del sensor, el segundo aspecto que hay que tener en cuenta, al parecer, es la resolución de imagen de dicho sensor, medida en MP (mega-píxeles). El caso es que me ha surgido una gran duda relacionada con este tema, la cual me la ha provocado la consulta a diversos blogs y páginas webs. La confusión me viene dada porque por un lado se asevera que es mejor cuanto mayor es la resolución del sensor; así, una cámara con 42,3 MP por ejemplo permite ofrecer imágenes de mayor calidad que otra cámara con 24,3 MP, suponiendo que ambas cámaras comparadas tengan el mismo tamaño de sensor. Sin embargo, por otro lado he leído también que más que el número de píxeles, lo que importa es el tamaño del píxel (o del fotodiodo), puesto que si este es mayor, permite atrapar más cantidad de luz, lo que compensaría el menor número de ellos. Así, cámaras como la Sony A 7S II, con poco más de 12 MP, la Olympus OM-D E-M10 Mark III o la Panasonic Lumix G80, ambas con 16MP, son cámaras con escasa resolución que se venden como cámara enfocadas a la grabación de vídeo, las tres con estabilizador de imagen y capacidad de grabar en 4K, diferenciándose en el tamaño del sensor (Full-Frame la Sony y Micro 4/3 las otras dos). Entonces, ¿qué información es la correcta?; ¿no dependerá del tipo de uso, de modo que si es para fotografía mejor cuanta mayor resolución tenga el sensor y si es para vídeo, pues mejor una resolución menor pero con tamaños de píxeles más grandes?. Os agradecería si pudierais aclararme este tipo de duda que os comento, o aportar cualquier otra aclaración al respecto que consideréis que es importante. El modelo de cámara que en principio me ha seducido es una Sony A6500, con un sensor APS-C de 24,2 MP, con estabilizador de imagen en el cuerpo de 5 ejes y capacidad para grabar vídeos en 4K a 30 fps, el cual puedo encontrar con objetivo incluido a un precio aproximado de 1300€. De paso os preguntaría si tenéis alguna opinión favorable o negativa sobre este modelo en particular. Atentamente, un saludo agradecido.
  2. No, nada de eso, pues trabajaría con un 4K a 60 fps como mucho proporcionado en cualquier caso por una cámara de gama media o principiante. Precisamente, ahí es donde quiero llegar a parar, si merece la pena la inversión en el i9 teniendo en cuenta tal perfil de trabajo, aunque si es de cara al futuro como bien aconsejas... Un saludo y muy agradecido por tu respuesta.
  3. Hola lofercan; me refiero a que el factor tiempo no es ningún problema para mí, que edito vídeo por vocación o por puro placer sin encargo ni ventas y sin exigencias externas de ningún tipo. Pero ello no es óbice, creo, para no poder trabajar de manera fluida y a gusto con ese tipo de archivos tan pesados 4K, aunque luego los publique por supuesto con otro tamaño y en otro formato como por ejemplo en DVD. Hasta hace poco venía trabajando con un iMac de 21,5" de 2011, con el procesador y la gráfica más básicos, aunque con una buena RAM añadida por mi cuenta, y con una cámara muy simple que ni siquiera graba en HD sino en SD (640x480). A pesar de eso, los problemas empezaban con proyectos medianamente largos (a partir de los 15 o 20 mins.) o con la aplicación de efectos, algunos retoques... En Gimp, que es mucho más ligero que Photoshop, cualquier tarea con cierta complejidad se volvía tediosa. Ahora pienso dar el salto al 4K, sobre todo porque trabajo mucho con recortes, reescalados de imagen, etc... y mi interés en el 4K es más que nada para evitar o minimizar en lo posible la posterior pérdida de calidad tan considerable que lógicamente se evidencia al verlo después en la pantalla de una tele. Mi interés por elegir un buen procesador y una buena gráfica (que sean adecuados en función del uso que pienso darle) quizás lo entiendas con un detalle referido a ese iMac de 2011 con el que antes trabajaba: desde que lo compré, a medida que pasó el tiempo ese iMac se calentaba cada vez más y más con esos flujos de trabajo tan simples. Si para desconectar echaba una partida al PES 2012, por ejemplo, al finalizar debía mantenerlo en reposo o bien jugar, sobre todo en verano, con un ventilador orientado hacia la parte posterior del equipo, pues se convertía en un horno. Lo del juego era algo ocasional, pero el caso es que después de darle "tanta caña", forzando la máquina varias horas diarias durante años, la gráfica falló por primera vez hace poco más de un año. Me hicieron un apaño, pero solo resistió hasta diciembre pasado, con el añadido que además se averió el disco duro, o sea, siniestro total. Si fuera profesional no lo dudaría: el iMac Pro, pero el hecho de ser un simple entusiasta no excluye la necesidad de elegir el equipo adecuado, y no solamente por la relación calidad-precio, sino también en función del uso. Por eso descarto la gráfica Pro Vega 48, porque independientemente de los dineros, creo que no me haría falta ese tipo de gráfica y nunca llegaría a aprovechar su potencial. Pero respecto al procesador i9 ya no lo tengo tan claro, y realmente no sé si en mi caso merecería la pena esa inversión. Un saludo y gracias por tu respuesta.
  4. Sí, lo del SSD lo tengo claro. Respecto al posterior upgrade que comentaba richy85 lo pensé, pero como aquí en España se puede optar por el i9, (con un extra de 480€), trae más cuenta adquirirlo de primera que después, pasada la garantía, puesto que el precio de venta del i9 de momento no baja en ningún sitio de esos 480€. También tengo la opción de instalar posteriormente una tarjeta gráfica externa, la Pro Vega 48 o incluso otra mejor, solo que el rendimiento imagino no sería el mismo que si fuese interna, y sin tener en cuenta el sobrecoste. Gracias a los tres por vuestras respuestas. Un saludo.
  5. Hola, muy buenas; tengo el pensamiento de adquirir en breve el nuevo iMac de 27” lanzado el pasado mes de marzo. Decir que el principal uso previsto sería para la edición de vídeo 4k en aplicaciones como Final Cut Pro, Compressor,... sin dedicarme profesionalmente a ello considerando el factor tiempo (de procesado, renderizado, etc...), y ocasionalmente para entretenerme con algún juego. Teniendo en cuenta el tipo de uso que pienso darle y habiendo visto los tres modelos base de partida para pantalla de 27”, en principio me he decantado por el modelo de gama alta simplemente por ser el único modelo con el CPU Intel Core de última generación (en los dos modelos más bajos sus procesadores son de la 8ª generación), esto es, un i5 de 9ª generación, de seis núcleos a 3,7 GHz y Turbo Boost de hasta 4,6 GHz; la tarjeta gráfica de dicho modelo es una AMD Radeon Pro 580X con 8 Gb de VRAM. El precio de este modelo en la página de apple es de 2599 €. El inconveniente, (además de su RAM de apenas 8 GB que tendré que ampliar por mi cuenta), es el tipo de almacenamiento interno, un Fusion Drive de 2 TB que es una combinación de disco mecánico (...¿de 5400 rpm?) con una unidad SSD de capacidad mínima, así que si quiero excluir el disco duro y optar por un SSD de “verdad” como al parecer todo el mundo recomienda, tengo que gastarme 120 € más para que ese modelo incluya un SSD de 512 GB. Ahora bien, al ver las restantes opciones de configuración disponibles, me entra la tentación de equipar este modelo con el mejor procesador posible, un Intel Core i9-9900K de ocho núcleos a 3,6 GHz de 9ª generación (Turbo Boost de hasta 5 GHz) pese a que su precio se dispararía 480 € más. Es obvio que el i9 es mucho más potente que el i5, pero más allá de esa obviedad, aún así me asaltan dudas al respecto y realmente no sé si en la edición de vídeo o tareas similares la diferencia entre un procesador y otro se traduce solo en el tiempo de renderizado, o si hay otras ventajas o aspectos que debería tener en cuenta, además del tiempo dedicado a procesar la información que se trate. Por esto ya directamente os pregunto: ¿realmente merece la pena pagar esos 480 € de más teniendo en cuenta que las tareas más complejas en mi caso sería el renderizado de archivos de vídeo 4K, con una postproducción que no sería muy compleja, y en un entorno no profesional?; ¿me aconsejaríais quedarme con el i5 suponiendo que no me importara “esperar un poco más de tiempo” trabajando en este tipo de tareas, o es preferible optar por el i9 aunque sea mucho más caro por otras cuestiones que consideréis oportunas? En relación a la tarjeta gráfica, descarto la opción de ampliarla con una Radeon Pro Vega 48 simplemente porque significa un extra de 540 €, y según he leído, la Pro Vega está pensada más bien para trabajar con archivos muy pesados, para desarrolladores de videojuegos, renderizados en 3D o para agilizar la edición de vídeo con efectos de postproducción complejos. De todos modos os lanzo otro par de preguntas relacionadas con las gráficas (aunque parezcan preguntas muy “tontas”): ¿en qué notaría esa mejora de la Pro Vega 48 respecto a la Pro 580X en la edición de vídeo 4K?; y si tuvieseis que elegir solo una de las dos opciones de configuración, ¿en qué invertiríais el dinero, en un procesador mejor o una tarjeta gráfica mejor?, o lo que es lo mismo, ¿qué combinación elegiríais, un i9 con la gráfica 580X, o bien un i5 con la gráfica ampliada a Vega 48? Por resumir un poco las preguntas, quedaría en una sola: de las posibles opciones de configuración que me ofrece este modelo de 27” y considerando la relación prestaciones/precio, ¿qué procesador y qué tarjeta gráfica me convendrían más para la edición de vídeo 4K sin muchas exigencias tal y como os he comentado? La verdad es que por mucho que encuentre y lea las diferentes especificaciones técnicas de cada componente, que es algo que ya me abruma, todos esos datos independientemente de su mayor o menor valor numérico me siguen pareciendo una información abstracta puesto que no sé traducirla a efectos prácticos o lo que representa realmente, con lo que me está costando bastante trabajo decidirme, y esto es algo que me urge en cierta manera. Por eso estaría más que agradecido si pudierais ayudarme a hacer la mejor elección posible; muchas gracias de antemano.
×
×
  • Create New...

Important Information

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue.