Jump to content

Fer76

Usuarios Activos
  • Content Count

    1214
  • Joined

  • Last visited

Community Reputation

0 Neutral

About Fer76

  • Rank
    Usuario Activo
  • Birthday 07/26/1976

Contacto

Perfil en foros

  • Location
    Sous le ciel de Madrid
  1. Muy buenas. Soy un damnificado por contar, en el piso de encima del mío, con un piso de estudiantes. Desde que vivo aquí -hace ya más de 10 años- casi siempre los ha habido (y la mayoría de las veces, chicas). Los primeros años nunca me quejé, a pesar del infierno que me supuso estar aguantando fiestas todos los jueves hasta altas horas de la madrugada, más otros días aleatorios que dependían de la semana. El error quizá fue ése: el no quejarse en todos esos años. Este año han venido chicos. Si lo comparo con experiencias previas, en este caso me resulta más difícil poder quejarme, ya que no hacen fiestas (estaban advertidos ya por la casera, con la que, por otra parte, tengo una buena relación). A pesar de eso, al principio no era raro que quedaran en el piso y salieran a partir de las 0:30, y hasta entonces todo eran voces, risotadas, golpes, etc. Tras hablar con la casera, todo eso paró, y ahora a las doce como muy tarde suelen cortar con ese tipo de comportamiento (aunque al final tenemos que esperar a que se acuesten porque no son muy discretos que digamos). El caso es que la primera vez que subimos a quejarnos fue porque estaban jugando -botando, etc.- con una pelota en el piso. Que lo haga un niño ya es molesto, pero que lo haga gente de 19 o 20 años me parece un poco surrealista. El caso es que pararon, pero llevamos ya dos semanas que la dichosa pelota aparece cada vez con mayor frecuencia -y eso que saben que molesta-. Como ya tuvimos algún enfrentamiento con ellos, pasamos ya de subir, y les damos unos golpes en la pared para que paren, pero no hay manera; así que hemos llamado a la casera, que se supone que les va a dar el toque. Eso sí, mucho me temo que no va a servir para mucho. Hablaré también con la comunidad de vecinos, a ver si por lo menos queda constancia de nuestra queja y les pueden dar también el toque. Llevo ya mucho tiempo preguntándome cómo puede ser posible que una actividad que suele resultar molesta para el vecindario -simplemente porque los horarios son muy diferentes y la ocupación también (si tuvieran que levantarse a las ocho de la mañana a trabajar diez horas seguro que no andaban con tanto jolgorio)- no esté regulada de manera alguna y seamos los sufridos vecinos quienes tengamos que apechugar con las consecuencias -falta de descanso, de tranquilidad en la propia casa, etc.- de comportamientos poco cívicos, sin poder hacer mucho más, al menos de forma legal. Es cierto que esto no es exclusivo de los pisos de estudiantes, pero hay que reconocer -o al menos eso me dice mi experiencia directa y la de bastantes conocidos- que en estos casos es el pan nuestro de cada día. En fin, perdonad el desahogo, pero son ya muchos años de sufrimiento. Ya sé que podría cambiar de piso, pero razones que no vienen al caso me lo han impedido hasta ahora (de hecho, lo que quiero es, en cuanto pueda, venderlo y no volver a comprar jamás, hasta ese punto me ha llevado esta situación; que, al fin y al cabo, si uno está de alquiler y tiene este problema, se muda y ya está). Se agradecen consejos.
  2. Yo solo espero que este tema tenga un final feliz.
  3. En el hilo hay dos temas que conviene separar. Por un lado, las condiciones de venta de iTunes; por otro, el asunto acerca de cómo guardar de forma segura el contenido importante -o el que no es tan importante- que uno tiene en su ordenador. En el primer caso, si se aceptan las condiciones que pone Apple -o cualquier vendedor de contenidos-, no queda otra que apechugar con las consecuencias, por mucho que nos disguste. Uno acepta esas condiciones cuando compra (y da igual que uno las lea o no: son las que son), por lo que no vale quejarse después si no nos convienen: basta simplemente con no aceptarlas y comprar nuestros contenidos en otro sitio o en otro soporte que nos ofrezca las condiciones que estimamos adecuadas. Hay poco más que discutir al respecto. En cuanto al respaldo de los datos, ahí la responsabilidad es de cada cual, sin olvidar, eso sí, que no hay soporte lo suficientemente seguro que nos garantice que no podemos perderlos. Por eso es de suma importancia hacer un par de copias de seguridad del contenido importante -independientemente de si son fotos, documentos de trabajo, música, películas o cualquier otra cosa-. Conviene, además, que esas copias de seguridad estén en sitios distintos -hay quien aboga incluso por usar diferentes soportes-. De esta forma, es muy difícil que todas las copias fallen a la vez -aunque sigue siendo posible: el objetivo no es eliminar el riesgo, sino minimizarlo en la medida de lo posible-. Por último: no hay sistema perfecto -ni de Apple ni de nadie-. La posibilidad de un error está siempre ahí, y aumenta a medida que crece la complejidad del sistema.
  4. A mí me pasaba lo mismo. Parece ser que es un problema con las DNS (es la primera vez que me pasa). Simplemente las he cambiado (por una pública de Google) y se ha empezado a descargar. Pasos: - Preferencias del sistema -> Red -> Avanzado -> DNS (aquí pones 8.8.8.8 o 8.8.4.4 y ya está, se te empieza a descargar al instante.)
  5. Supongo que por la muerte de Jobs, ¿no?
  6. Efectivamente, ni se me pasó por la cabeza responder a la agresión con un golpe. El aspecto del sujeto en cuestión me dejó claro que no era aconsejable –se veía que era considerablemente más fuerte que yo, y eso sin contar con que tenía pinta de estar bregado en violencia física (y que no tenía escrúpulo alguno, ya que cuando me dio yo llevaba las manos en los bolsillos, porque me pilló completamente desprevenido)–. Como dice vili, mi respuesta hubiera sido distinta si hubiera continuado agrediéndome, aunque lo primero que intentaría sería correr; sólo respondería con violencia física en el caso en que me sintiera acorralado y sin posibilidad de tomar otra opción. Veréis, uno puede saber cómo empieza una pelea (y a veces ni siquiera), pero nunca cómo puede terminar la cosa. Es lo mismo que sucede en la carretera: prefiero tragarme el orgullo y frenar cuando un insensato trata de adelantarme sin que le dé tiempo, a continuar con mi marcha y provocar un accidente –que, además de a otros, puede afectarme también a mí–. Eso sí, llamé al 112 para dar parte por si acaso se tratara de alguien que no está en posesión de sus facultades mentales y pudiera seguir creando altercados con otra gente. No sé si al final darían con él o no. Por otra parte, un compañero de trabajo me comentó ayer que a lo mejor me confundió con alguien –por lo que me dijo cuando me estaba arreando–. De todos modos, si fuera así, deja clara la calaña del sujeto (a mí no se me ocurriría ir por la calle preparado para dar una hostia a alguien por mucho que me hiciera). En fin, sea como sea, estoy más tranquilo; sólo espero que esto no me vuelva a pasar, porque uno se lleva un susto considerable.
  7. Hola a todos. Ayer me pasó algo que aún no logro entender. Volvía a casa desde el trabajo cuando un tipo con mala pinta se me vino encima y, prácticamente sin mediar palabra, me asestó un puñetazo. Rebuznó algo como "a ti te voy a meter yo" o similar justo cuando me iba a dar. Realmente me quedé blanco. Por suerte, pude hacer una finta que evitó que me alcanzara en el estómago, que era donde iba dirigido el golpe, aunque me dio en el brazo con el que me cubrí –afortunadamente un poco de refilón. Tengo el brazo ligeramente dolorido, como cuando uno se da un golpe con algo. El caso es que se fue tan tranquilamente, sin que mediara palabra alguna más, lo que me dejó perplejo. Llamé inmediatamente a la policía, que me preguntó si iba a denunciar la agresión. No lo hice, habida cuenta de que no había lesión alguna, pero se te queda un regusto raro en el cuerpo. No obstante, di parte precisamente porque me pareció que alguien así podría ocasionar problemas mayores, y me dijeron que lo buscarían por la zona –a partir de la descripción que hice–. Quizá iba puesto de algo, quizá estaba mentalmente enfermo –a pesar de que no me dio esa impresión– o quizá, sencillamente, es un hdlgp; quién sabe (a lo mejor incluso me confundió con otra persona). El caso es que sin comerlo ni beberlo me encontré con esto, que no es plato de gusto. No sé si a alguno de vosotros os ha pasado alguna vez algo parecido, porque me resulta francamente raro. En fin, perdonad el desahogo, pero creo que me hace bien contarlo. Un saludo.
  8. La última opción es pura demagogia, Atlan –a no ser que guardes ese dinero en efectivo en tu propia casa–. Verás: cuando dejas tu dinero en el banco, sin gastarlo, es el propio banco quien hace uso de él –por ejemplo, prestándoselo a un particular o una empresa–. Por eso mismo, el ahorro no deja de alimentar a eso que llamas economía capitalista, salvo que todo el mundo se pusiera de acuerdo para llevarlo a cabo a la vez, claro está (cosa, por otra parte, evidentemente imposible). De no ser así, mucho me temo que esos mil euros que tú dejas en el banco siguen al servicio esa perversa economía capitalista.
  9. Hay un problema que no sé si alguien ha puesto ya de relieve de forma explícita, y que va más allá del propio caso de los controladores: la falta de garantía jurídica cuando se trata de cumplir un convenio. De hecho, el desaguisado no creo que venga tanto por el cambio de condiciones laborales, sino de su aplicación con retroactividad, con lo que eso supone. Seguramente el convenio de los controladores era una barbaridad en términos salariales y de horas trabajadas (no lo puedo afirmar porque no creo contar con los datos necesarios), pero lo que no puede permitirse en un estado de derecho es el cambio unilateral de las condiciones que afecte a lo que se ha hecho hasta el momento. En este caso es una cuestión de horas trabajadas, pero podría aplicarse, por ejemplo, al sueldo. Sería parecido si hubieran exigido a los controladores que devolvieran parte de lo que han cobrado durante el año, aduciendo que se han cambiado las normas. Y es que, jurídicamente, este tipo de retroactividad es una verdadera aberración, que crea una inseguridad jurídica realmente terrible. Yo soy funcionario; si me dijeran que tengo que trabajar más horas el año próximo podría sentarme mejor o peor, pero entendería que las condiciones laborales han cambiado –otra cosa es que estuviera de acuerdo con el cambio, claro, y que pudiera movilizarme para impedirlo–. Ahora bien, si me dijeran hace un mes que con la nueva situación en 2010 tendría que haber trabajado x horas más, y que, como se acaba el año, tengo que hacerlas en este mes, sin cobrar por ello, pues entonces sí que me mosquearía, porque me han cambiado las condiciones con retroactividad. (Vuelvo a poner de ejemplo el sueldo: que me rebajen el sueldo a partir de cierto momento, puede parecerme bien o mal; que tuviera que devolver parte de lo cobrado durante el año anterior, sería una agresión.) Insisto: para mí el principal problema, más allá del caso concreto de los controladores, es éste. Y me parece, además, que esto se inscribe en el aprovechamiento de la crisis para recortar todo tipo de derechos laborales y -lo que es casi peor– algunas de las garantías que otorgaban a los ciudadanos cierta seguridad jurídica. Evidentemente, los controladores son uno de los colectivos con los que se puede hacer esto sin la más mínima resistencia por parte de la población, que –con mayor o menor razón– les odia. En fin, que creo que la cosa es más compleja que el mero hecho de que los controladores hagan más o menos horas o cobren más o menos.
  10. Te diría que ULN-8 de Metric Halo. A la hora de preguntar estas cosas conviene dar una orientación de presupuesto ;) Y no sólo de presupuesto, sino también de otras cuestiones, como, por ejemplo, número de entradas y salidas necesarias.
  11. Fer76

    Témporas

    Creo que es lo mismo que las cabañuelas, ¿no?
  12. Recuerdo que, según dijo Apple, el tema de los subtítulos no depende de ellos, sino de las distribuidoras españolas, que son las que les mandan el material a colgar.
  13. Pues si te digo la verdad, no recuerdo si había posibilidad de 5.1 (yo elegí español estéreo). Cuando alquile otra, me fijaré. ;)
  14. Cuidado: veremos a ver qué pasa con el tema de los subtítulos. Este fin de semana alquilé una peli para probar y el reproductor de iTunes me daba opciones para elegir dos tipos de audio (ambos en español, de todos modos). En fin, que los medios para ofertar distintos audios están ya ahí, y supongo que con los subtítulos pasará antes o después –aunque, no nos engañemos, seguramente dependerá de que la demanda lo haga rentable–.
×
×
  • Create New...

Important Information

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue.