Jump to content

Un bonito repaso a tanta patraña


Burke&Hare
 Share

Recommended Posts

Sí, eso dicho en otras palabras, es el principio del capitalismo aplicado a cualquier cosa: si fabricamos medias de nailon muy resistentes, todos los clientes potenciales las comprarán, pero como son tan resistentes, un par les dura tanto que no comprarán muy a menudo.

¿Qué hacemos?

Dejamos de hacerlas tan resistentes, y empezamos a hacerlas más frágiles, de modo que se rompan con frecuencia y los ususrios deberán comprarlas a menudo. Negocio redondo. (caso real, en Alemania en la postguerra mundial, si no me equivoco)

Eso hoy se aplica a miles de objetos de consumo: radios, DVD, móviles, impresoras, electrodomésticos... Casi siempre es más barato reemplazarlos que repararlos. Eso no es casual, sino muy finamente planeado. Eso puede estar pasando con los tratamientos actuales contra el sida (convertido ya en enfermedad crónica), que requieren medicamentos a muy largo plazo.

 

No obstante...

La prueba más evidente de que la medicina "científica" tiene resultados medibles y la "paracientífica" no los tiene (o no tanto) es el gráfico que puso alguien de aumento de la vida media de la población en los últimos años, debido al progreso de la medicina científica, incluso en países con gran tradición de "paramedicina". No hay color.

Link to comment
Share on other sites

  • 4 months later...

Me parece interesante la declaración de L'Alfàs, y como tal la suscribo, la pego y la linkeo:

 

Declaración de L’Alfàs

 

A lo largo de la historia ha habido multitud de agoreros que han preconizado el fin del mundo de forma inminente. Unos fueron tachados de bobos, otros quemados por herejes y unos pocos tratados como reyes. Todos fallaron, por fortuna, en sus predicciones. Muchas de estas cábalas acabaron con sus creadores, pero también con personas inocentes que los creyeron a pies juntillas y llegaron incluso a la inmolación por esta causa. No hay que mirar muy lejos para poner ejemplos de ello, y basta como ejemplo los suicidios colectivos de la secta de las Puertas del Cielo en San Diego, la Restauración de los Diez mandamientos de Dios en Uganda, o el frustrado intento que acabó en matanza en la localidad de Waco (Texas).

 

En el momento de escribir estas palabras se acerca el apocalipsis predicho por los mayas y una serie de desastres naturales acabarán con nuestro planeta. O, más bien, un fin del mundo anunciado por un guionista de películas taquilleras de Hollywood.

 

Estamos cansados de los profetas, de los adivinos, de los agoreros. Estamos hartos de que nos quieran tomar el pelo con sus estúpidas cábalas sin fundamento; de sus ínfulas de sabelotodo para sacarnos los cuartos. Hastiados de que usen las noticias de los descubrimientos científicos para engañar a la población, o de que inventen falsas historias sobre civilizaciones desaparecidas.

 

También denunciamos a los que tienen por oficio la alarma al precio que sea, a los que creen que todo es una conspiración contra la humanidad. Señalamos a los que se creen más sabios que la ciencia, y ponen en peligro la salud de los demás, aplicando técnicas de agricultura obsoletas, eludiendo los avances científicos y sometiéndose a inútiles sesiones de curandería, o impidiendo la protección que ofrecen las vacunas a quienes deberían ser sus bienes más preciados: sus hijos.

 

Defendemos el uso del pensamiento crítico y la razón. Por suerte, somos conocedores de la fragilidad de la vida en este pequeño punto azul pálido que, como dijo Carl Sagan, es nuestro planeta. Tenemos a nuestra disposición una inmensa colección de conocimientos que nos explican cómo nacemos, cómo vivimos y cómo morimos; cómo ha ido cambiando nuestro planeta de forma, e incluso tenemos modelos muy complejos de cómo puede transformarse hasta el colapso de la civilización humana.

 

Reivindicamos, pues, nuestro derecho a vivir en paz sin agoreros. El conocimiento nos hace cada vez más libres, pero nos preocupa aquellas personas que son vulnerables a estos mensajes, a vivir con la angustia de este final o, en el peor de los casos, a morir con ella.

 

Probablemente mañana no será el fin del mundo. Deja de preocuparte y disfruta de la vida.

 

L’Alfàs del Pi, 8 de octubre de 2011

 

http://www.escepticos.es/?q=node/730

Edited by Burke&Hare
Link to comment
Share on other sites

El apocalipsis predicho por los Mayas… :D No sé dónde leí que alguien le comentó a alguien de ascendencia maya lo de las razones tras el título de la película de Emmerich, y éste contestó que vaya pandilla de gilipollas o algo así (cuando llega 2012, simplemente le das la vuelta y empiezas otro ciclo o algo así).

Edited by Juan
Link to comment
Share on other sites

No sabéis nada, la homeopatía es Verdadera porque las farmacéuticas son empresas malvadas que sólo se interesan por el dinero.

A los que argumentan así habríamos de recordarles que la Homeopatía es una industria que mueve un dineral y que tiene precedentes en eso de ensuciarse las manos. Si recordáis el célebre caso del Dr. Benveniste y su "memoria del agua", se reveló que el laboratorio implicado estaba parcialmente financiado por ellas.

 

(Lo que no quita que a la Gran Farma haya que tenerla vigilada. Cuando Brasil decidió vender genéricos anti-Sida, se produjeron ciertos movimientos bastante desagradables. Esto es como todo.)

Edited by Juan
Link to comment
Share on other sites

No sabéis nada, la homeopatía es Verdadera porque las farmacéuticas son empresas malvadas que sólo se interesan por el dinero.

A los que argumentan así habríamos de recordarles que la Homeopatía es una industria que mueve un dineral y que tiene precedentes en eso de ensuciarse las manos. Si recordáis el célebre caso del Dr. Benveniste y su "memoria del agua", se reveló que el laboratorio implicado estaba parcialmente financiado por ellas.

 

(Lo que no quita que a la Gran Farma haya que tenerla vigilada. Cuando Brasil decidió vender genéricos anti-Sida, se produjeron ciertos movimientos bastante desagradables. Esto es como todo.)

 

El problema con esto de las pseudociencias es la puñetera manía de mezclar y hacer revoltijos. El hecho de que las compañías farmacéuticas grandes no sean nada parecido a hermanitas de la caridad no legitima de ninguna manera, como pretenden los chorras de la homecosa, las "alternativas". Y, sí, ¿alguien cree que Boiron son cuatro amigos en un garaje? Es una compañía grande, con empleados, marketing, etc etc.

Link to comment
Share on other sites

A propósito del "apocalipsis maya": Hace muchos años mi familia tenía un auto viejo, con un cuentakilómetros de 5 dígitos (o sea, llegaba a 99999 km). Fantaseaba de niño que cuando llegara a ese kilometraje, el auto iba a disolverse en el aire. Grande fue mi decepción cuando pasó de los 99999 km al km 0 y el auto seguía andando como si nada. Lo importante del cuento es que si el auto llegó hasta ahí fue porque mi viejo lo cuidaba como si fuera un hijo más! Así que hagamos lo mismo con la Tierra para que luego del 2012 y el cuentakilòmetros maya vuelva a 0 siga siendo nuestra querida nave...

Link to comment
Share on other sites

Ya dijo alguien que mucho peor que la mentira es la media verdad. Como tiene parte de verdad, la parte de mentira hace mucho más daño.

Si los que venden esas pomadas mágicas o esas pulseras-maravilla dijeran que son extraídas del gorro volador de un habitante del sol, que lo dejó viniendo a través del bote de mermelada, y que hablaba tapróbani con acento chileno, entonces no venderían ni media :D

Link to comment
Share on other sites

Claro, es que esa es la esencia misma de las pseudociencias. De ahí su nombre (que incluso puede resultar engañoso para algunos, porque de ciencia no tienen nada).

Se trata de disfrazar de ciencia algo que no lo es. Y para ello se pueden utilizar todo tipo de patrañas (de ahí el título de este hilo).

 

Me permito citar a Rafael Rodrigo (presidente del CSIC) en un extracto de una entrevista para la pizarra de yuri:

(Hablando sobre las pseudociencia y los charlatanes varios)

"...Hay una cosa en la que nos ganan. Yo normalmente no suelo discutir con ellos en público, porque esa gente vive de la palabra. Nosotros vivimos de los hechos, y los hechos son muy difíciles de demostrar cuando no puedes usar ecuaciones o una terminología adecuada. Ellos tienen más don de palabra para rodearse de un público adepto, para convencer a la gente. Esa situación siempre es dificil para un científico.

 

Pero hay científicos excelentes que son capaces de discutir y rebatir todas esas posiciones. Y lo hacen muy bien, con un don de palabra tremendo. No todos los científicos somos capaces de hacerlo."

 

En otra palabras, un charlatán es principalmente un embaucador, que se sirve de palabrería para engañar y ganarse adeptos. Discutir con ellos implica partir con desventaja. Ellos no tienen la necesidad de sustentar sus afirmaciones. Pueden decir lo que quieran con tal de arrimar el ascua a su sardina. Pueden adaptar su discurso a cada situación sin el límite impuesto por la verdad o la honestidad. Pueden decir a la audiencia lo que quieren oír y adaptarse a ello, motando las falacias que hagan falta.

Nosotros no podemos hacer casi nada de eso, porque partimos de los hechos, y no nos los podemos inventar o manipular para que encajen con lo que nos conviene.

 

Una amiga que organiza tertulias me solía invitar cuando el tema trataba sobre estos temas (ovnis, espiritismo,...) para "dar caña" y que haya una voz disonante. Pero es muy fácil salir escaldado y muy difícil pillar a esta gente. Entre otras cosas porque "el público" que acude no es precisamente neutral, sino que suelen ser adeptos o interesados en el tema. Incluso te puedes ganar alguna enemistad. :ph34r:

Por lo pronto, es muy fácil ganarte el papel de intransigente, de tipo que no acepta las hopiniones ajenas, que trata de imponer la suya como la única válida,... En fin, la palabrería típica que suena muy bien. Además, el público, incluso siendo neutral, no suele estar precisamente formado, y sabes de antemano que no puedes tratar de explicar ciertas cosas porque no las van a entender, ya que se precisan ciertos conocimientos previos.

 

En fin, es lo que hay.

Link to comment
Share on other sites

En otra palabras, un charlatán es principalmente un embaucador, que se sirve de palabrería para engañar y ganarse adeptos. Discutir con ellos implica partir con desventaja. Ellos no tienen la necesidad de sustentar sus afirmaciones. Pueden decir lo que quieran con tal de arrimar el ascua a su sardina. Pueden adaptar su discurso a cada situación sin el límite impuesto por la verdad o la honestidad. Pueden decir a la audiencia lo que quieren oír y adaptarse a ello, motando las falacias que hagan falta.

Nosotros no podemos hacer casi nada de eso, porque partimos de los hechos, y no nos los podemos inventar o manipular para que encajen con lo que nos conviene.

Precisamente, una de las cosas que hacemos en las asociaciones escépticas, y creo que la más importante, es proporcionar las herramientas para conocer ese tipo de engaños e idioteces y defenderse de ellas.

 

El problema es: tú estás centrado en tu trabajo científico, y de repente sale un membrillo de ésos y empieza a hablar de la homeopatía, el Principio de Indeterminación y la música de las esferas. Si nunca has oído una bobada semejante, lo normal es que se te quede cara de tonto y no seas capaz de contestar, con lo que el magufo ha ganado la discusión. Para rebatirles no basta con tener las ideas muy claras, hay que saberse las artimañas para poder reaccionar.

 

Una amiga que organiza tertulias me solía invitar cuando el tema trataba sobre estos temas (ovnis, espiritismo,...) para "dar caña" y que haya una voz disonante. Pero es muy fácil salir escaldado y muy difícil pillar a esta gente. Entre otras cosas porque "el público" que acude no es precisamente neutral, sino que suelen ser adeptos o interesados en el tema. Incluso te puedes ganar alguna enemistad. :ph34r:

Por lo pronto, es muy fácil ganarte el papel de intransigente, de tipo que no acepta las hopiniones ajenas, que trata de imponer la suya como la única válida,... En fin, la palabrería típica que suena muy bien. Además, el público, incluso siendo neutral, no suele estar precisamente formado, y sabes de antemano que no puedes tratar de explicar ciertas cosas porque no las van a entender, ya que se precisan ciertos conocimientos previos.

 

En el debate con magufos yo lo tengo claro. Salvo excepciones (en mi caso, una) el magufo suele ser irrecuperable. Bien porque se cree todo a pies juntillas, o bien porque con eso se gana sus alubias. El objetivo, por tanto, es convencer a la audiencia, que muchas veces no lo tendrá tan claro.

 

Pero si la audiencia está compuesta única y exclusivamente por correligionarios, no hay nada que ganar a no ser que quieras entretenerte ;)

 

Mi opinión, vamos.

Link to comment
Share on other sites

Recuerdo una discusión en un programa de debate-basura de Canal 9 hace años, lleno de celebridades y brujas pirujas. Era típico que, si la cosa iba de ovnis o curanderos, fueran trece contra uno, el pobre científico que no sabía dónde se había metido, y se lo merendaran.

 

Hubo una ocasón en que fue al revés. Ese uno se merendó con patatas fritas a la bruja piruja. ¿Quién fue?

 

El Padre Apeles.

 

Porque de lo que se trataba era de combatir a una charlatana profesional, y lo hizo, por desgracia, pero con éxito devastador, con sus mismas armas. Arma número uno: ¡no dejar hablar! Dos: Ad Hominen a tutiplén. Tres: sacar a relucir la biografía. Etc.

Edited by Juan
Link to comment
Share on other sites

Yo desactivé a base de bien a una una vez en ETB, en el programa de Patricia Gaztañaga.

 

La tía decía que era medium (y nadie vio el circo que montó la tía antes de salir al plató, en los camerinos, porque percibía una presencia o no se qué leches en vinagre).

 

Total, cuando llegó su turno de montar el numerito (la idea era que a tres malvados escépticos nos mostraban un fenómeno paranormal a ver si nos lo creíamos) se puso a hacer la médium. Hay que reconocer que la buena mujer le ponía empeño. Al principio consiguió (y no es nada fácil) que la voz le saliera algo más grave, aunque por supuesto seguía exactamente la misma pronunciación, mismo ritmo, mismo todo. Que requiere mucha técnica :D En fin, además, como fue larguísimo, al final se cansó (poner la voz grave cansa mucho) y acabó hablando normal, sin darse cuenta.

 

En fin, acabó la perorata de un Ser de Luz que vive en otra galaxia que bla, bla (yo mientras estaba anonadado) y justo la presentadora tuvo la puntería de preguntarme qué me había parecido. Contesté, claro está, que de paranormal nada y que eso lo hacía yo mucho mejor. La magufa se me quedó mirando y me dijo: "¿Acaso puede usted hacer lo que yo he hecho?" "Por supesto", le contesté.

 

"¿Acaso puede usted cambiar la voz?" (En este momento, familiares y amigos que estaban viendo la tele se empezaron a tronchar de risa, porque me conocen) y, bajándome la voz bien grave le contesté: "¡Pues claro que puedo cambiar la voz!". Se quedó pegada y contestó: "Pues será usted ventrículo" El público se empezó a tronchar de risa, y, listo. Bruja desactivada.

 

A otro de mis compañeros otra de las brujas le echó las cartas. Basándose en el traje caro, corbata cara, reloj caro, zapatos caros, aspecto de tener unos cincuenta y pico años, la tía se montó ella solita el rollete del ejecutivo agresivo. Empezó diciéndole que que trabajaba en una gran empresa (creo recordar que eran 5), que le iban a ascender (era el propietario), luego que si no hacía caso a sus hijos (da la casualidad de que sí...) Y, en fin, por supuesto no acertó ningún dato sorprendente. La gente se rió a gusto también.

 

En fin, por desgracia, en el poco tiempo que tienes, y con el gallinero que hay en el plató, lo único que funciona es ser un cabronazo. Sin olvidar que esa peña cobra a enfermos terminales y parados miles de euros por quitarles "males de ojo".

Link to comment
Share on other sites

Ya comenté sobre la muerte de Steve Jobs sobre el daño que pueden hacer las pseudociencias, y sobre la rabia que da que una persona que tiene todos los medios para salvarse se deje morir por culpa de la ignorancia. Y si bien es un adulto libre para decidir morir haciendo el imbécil, no es menos cierto que teniendo hijos menores hay que ser más cuidadosos.

 

Pero la rueda no para, y en un caso mucho más sangrante, en pleno Siglo XXI y en plena Unión Europea unos criminales han decidido asesinar a su hijo de cuatro años mediante abandono alevoso. Un crío con una crisis respiratoria ha sido curado por su padre homeopata con un mejunje de hinojo, y ha muerto.

 

Podemos hacer risas sobre agua destilada y soluciones inocuas, pero la ignorancia está matando, y dandole marchamo de oficialidad mediante la aceptación de su dinero por parte de universidades públicas estamos alentando que pasen cosas como éstas.

 

La imbecilidad no hace gracia, mata.

 

http://bari.repubblica.it/cronaca/2011/10/22/news/bimbo_omeopatia-23662093/

Link to comment
Share on other sites

A mi todos estos para-anormales (incluyo homeópatas y otras hierbas en el lote... y hasta acupuntores con ciertas reservas) me parece muy bien que hagan lo que les plazca siempre que no intenten (ni piensen siquiera) curar a nadie alguna enfermedad.

 

En el preciso instante en que se les ocurra curar a alguien de alguna enfermedad ya sea física o psíquica los metía en la cárcel del tirón. Y si encima cobran por ello (la voluntad o una tasa, me da igual) más razón para retirarlos de la circulación.

 

Que yo se que algunos para-anormales hasta se creen ellos mismos que son capaces de curar. Pero que justo por eso hay que retirarlos de la circulación. Igual que se retira de la circulación un producto de consumo defectuoso o dañino para la salud.

 

Los acupuntores se me escapan por los pelos por aquello de que, clavando agujas, el cuerpo segrega endorfinas que pueden atenuar o aliviar síntomas. Si el acupuntor tiene claro que su oficio se limita a eso: a aliviar síntomas, me parece loable. Si quiere dar un paso más (curar enfermedades) habría que retirarlo de la circulación.

Link to comment
Share on other sites

Podemos hacer risas sobre agua destilada y soluciones inocuas, pero la ignorancia está matando, y dandole marchamo de oficialidad mediante la aceptación de su dinero por parte de universidades públicas estamos alentando que pasen cosas como éstas.

 

La imbecilidad no hace gracia, mata.

 

http://bari.repubblica.it/cronaca/2011/10/22/news/bimbo_omeopatia-23662093/

Exacto. ¿Y qué opinas cuando pasas junto a una farmacia cuyo responsable se supone que tiene cierta cualificación, y te encuentras un rótulo enorme de "HOMEOPATÍA"?

Link to comment
Share on other sites

Pues en ese caso hay que tirar por la calle de enmedio.

Me explico:

Es igual que cuando te encuentras con un tertuliano que es teólogo, jesuita, cofrade de no sé qué seminario, doctor en derecho canónico... y licenciado en bioquímica o química física o algo así. Se presenta como un experto en ambos lados del debate, y por tanto dice que puede presentar un equilibrio de opiniones o casar los dos mundos (que Dios es la fuerza nuclear fuerte o la energía oscura o algo así).

Pues bien: no señor. Si se habla de religión, habrá que escuchar a ese señor su opinión sobre la religión. Pero si se habla de ciencia, habrá que escucharle hablando de ciencia... Pero no se puede hablar de las dos cosas a la vez. No hay manera, y no se puede conseguir nada intentándolo.

Link to comment
Share on other sites

Más sencillo: un anuncio de homeopatía en una farmacia y dar marchamo de oficialidad a las pseudociencias en instituciones públicas es una simple desvergüenza y algo cuestionable ética y legalmente.

 

En mi opinión, un farmacéutico (o farmacéutica) que ande con esas idioteces NO ha entendido lo que ha estudiado en la carrera. Como no lo la entendido, no tiene la cualificación necesaria para ejercer.

 

Ya se que es algo muy extendido, entre muchos profesionales, eso de que las materias fundamentales que estudiaron en la carrera son "teoría sin aplicación práctica" que se empollaron por mero trámite para que les dieran el papelín. (Entre informáticos por ejemplo esto clama al cielo). Pero en el caso de las profesiones sanitarias hay vidas en juego, luego ese tipo de actitud es completamente inaceptable.

Link to comment
Share on other sites

Desgraciadamente, es algo más sencillo que todo eso. Saben perfectamente que es una estafa, pero como es dinero fácil, y no es ilegal, lo venden. Teniendo en cuenta que la cantidad de ignorantes aumenta exponencialmente, el negocio es facilísimo. Es lo mismo que vender manuales de autoayuda en librerías.

Link to comment
Share on other sites

Estoy de acuerdo. Tengo un ejemplo cercano de un familiar que ha montado una empresa de asistencia a mayores y cosas así y entre sus servicios ofrece tratamientos pseudomédicos de los comentados en este hilo. Cuando le dije que esas cosas eran una mandanga que no servía de nada más allá del placebo y me dijo que no le preocupaba mientras le diera negocio. :rolleyes:

Link to comment
Share on other sites

Ayer me encontré en la prensa un anuncio inquietante, de un potingue mágico.

Anunciaba (a página completa de un diario, de modo que tienen dinero de entrada) una pomada maravillosa que quitaba rápidamente todos los dolores (lo de siempre) y ponían "testimonios" de abuelos torturados por la espalda o la rodilla que untándose la pringue pasaron a jugar al tenis como Nadal.

 

El nombre es lo de menos (mañana se llamará de otra forma), pero lo que me irritaba más es que en ninguna parte indicaba ni remotamente la composición del ungüento. Quitando la paja, sólo decía que era una pomada, que se untaba y te dejaba de doler para siempre jamás. Vaya, que lo mismo era un simple anestésico, con lo que no cura nada de nada y, peor aún, puede enmascarar síntomas para un buen diagnóstico.

 

Y es que son legión. :angry:

Link to comment
Share on other sites

Desgraciadamente, es algo más sencillo que todo eso. Saben perfectamente que es una estafa, pero como es dinero fácil, y no es ilegal, lo venden. Teniendo en cuenta que la cantidad de ignorantes aumenta exponencialmente, el negocio es facilísimo. Es lo mismo que vender manuales de autoayuda en librerías.

Es más, como hoy en día los supermercados venden productos que antes vendía la farmacia, las farmacias han de ampliar su catálogo y casi sustituir a los cada vez más escasos minisupermercados de barrio (dentífricos, geles, dietética...).

Estos productos-milagro se van a vender en parafarmacias (muchas montadas por farmaceuticos sin farmacia) y herbolarios, sin ningún rubor, pues para que los venda otro, los vende el farmaceutico , que mal no hacen (ni bien).Otra cosa es que sea ético.

Pero tranquilos, cuando a los niños se les incluya en las vacunas la de anti-estupidez, esto se acaba. :lol:

Y ahora os voy a contar una pequeña historia:

Cerca de donde vivo hay una curandera bastante famosa con muchos adeptos.Aparte de la videncia, es buena conocedora de las hierbas que usaban nuestros tatarabuelos cuando tenían retortijones y la medicina natural puede ser tan buena o más que la de laboratorio, que tampoco son la Madre Teresa de Calcuta.Así sana según que dolencias y te manda al médico cuando la cosa es grave y no promete sandeces como curar el cáncer.

En mi familia política ha curado algunas cosas y dado algunos diagnósticos , acertados,que los primeros médicos no vieron.

Yo siempre he sido excéptico; pero una infección que tuve me dejó una compresión en el pecho que médicos titulados achacaban a la ansiedad y a la infección, más de caballo que de persona humana :lol:

Como no pierdes nada fui a verla. Me tocó el pecho y la espalda y me tranquilizó, no tenía nada y en unos días estaría bien.Esperaba que me diera alguna hierba para hacerme infusiones; pero ni eso.Cuando acabé el tratamiento de antibióticos de la medicina tradicional, a los 2 ó 3 días y viendo que no mejoraba y con la tranquilidad que me había dado esta señora, acudí a urgencias.

En cuanto el primer médico competente me hizo un electrocardiograma vió que lo que yo tenía, además de la infección, era un infarto, desde diez días antes, pese a haber ido a Urgencias tres veces esa misma noche y un par de visitas al médico de cabecera en los días posteriores.

Ahora soy más excéptico todavía. Lo malo es que lo soy también de los médicos, que se pasan lo que les cuentas por el arco del triunfo.Los síntomas eran los correctos. Como era mi primer infarto( y espero que el último), no lo sabía.

El caso es que a quien me la nombra se lo cuento. No os podeis imaginar la cantidad de estupideces que llegan a decir para justificarla.

Link to comment
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Restore formatting

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

 Share

×
×
  • Create New...

Important Information

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue.