Jump to content

De mal en peor


mac&tosh
 Share

Recommended Posts

Hola, amigos, hacía tiempo que no participaba... He entrado a ver si me descargaba un calendario chulo del 2011... ahora lo buscaré. Seguro que encuentro algo.

 

Bien. Respecto a este hilo.

 

Imago. Creo que el mercado en esto y en todo establece sus reglas.

 

McDaniel: ¿Educar al cliente?... eso es demasiada responsabilidad, no crees. Yo me ciño a ofrecer el producto que me han solicitado y agradezco un compromiso similar en mis proveedores. No quiero que me eduque ni educar a nadie. Si en una cafetería con varias opciones después de tantear decido habituarme a un tipo de café... no deseo y agradezco infinitamente que el que el camarero no me haga una tesis doctoral sobre ese café.

 

Si utilizas educar como eufemismo de explicar; tampoco lo comparto. En líneas generales las grandes marcas no explican el porqué tienen un precio diez o veinte veces más elevado que otras equiparables en cuanto calidad objetiva. Lo que sí hacen las grandes marcas es atribuir de forma velada propiedades mágicas a sus productos, y la posibilidad de conseguir algo de exclusividad a sus usuarios: "Mira como molo... tengo un Lacoste... tengo un Mac... tengo un Polo... yo he comido en el Bulli...; esto es, yo en sí no valgo mucho, pero fíjate de los objetos que me rodeo. Estos objetos-talismanes me transfieren de manera mágica su potencialidad de juventud, éxito, riqueza, reconocimiento social...

 

Todos tenemos un caché. Las empresas suelen decidir diferentes partidas para diferentes objetivos. No hay que subestimar el buen criterio de las personas, simplemente, si una empresa ha decidido elegir un menú de 40 € para una cena de empresa... pues se moverá con los presupuestos de restaurante que le ofrezcan ese producto. No creo que haya que darles la brasa sobre lo importantísimo o irrelevante de ese acto para que se adecuen a tus objetivos.

 

En fin. Saludos.

Link to comment
Share on other sites

  • Replies 52
  • Created
  • Last Reply

Top Posters In This Topic

Hola MODESTO

 

Al decir yo "Educar" (quizá deba decir enseñar), es exactamente lo que yo pretendo.

 

Vamos al ejemplo del café que has mencionado, yo no acostumbro beber café y si lo hago regularmente pido el mismo en Starbucks y ya, pero si llega un conocedor del tema y me enseña a apreciar un Kopi Luwak, entonces entenderé la razón de su costo, lo mismo pasa con un vino, el tipo de aceite que debe o no usar el auto etc.

 

Si no me enseñan las bondades de algún producto simplemente usaré el de siempre y no pasa nada, pero cuando me enseñan la diferencia entre limpiar el monitor del Mac con un trapo de microfibra y uno ordinario yo tomaré una mejor decisión, eso mismo es lo que les enseño a mis clientes y no se debe a que los subestime, ya decía Albert Einstein todos somos ignorantes pero no todos ignoramos las mismas cosas, por lo tanto, si soy un "conocedor" en el tema de diseño y veo que un cliente no lo es, y que debido a ello puede tomar malas decisiones, intento enseñarle las ventajas de una u otra cosa (obvio no es un Doctorado), por lo tanto si llega un diseñador y por un logotipo que ha pagado solo recibe un jpg, sabrá que pudo recibir algo mejor por el mismo, menor o mayor costo, pero al final sabrá distinguir entre un jpg y para que sirve y un vector y para que sirve, en otras palabras podrá exigir más o cambiar de proveedor.

 

Y estoy seguro que la mayoría de nosotros somos así, no vamos con cualquier odontólogo, no bebemos cualquier vino y no se trata de caro o barato, se trata de la decidir en base a lo que sabemos y mientras más sepamos del tema será mejor nuestra decisión (esa es mi humilde opinión), incluso puedo apostar que tu te has informado en más de una ocasión antes de comprar un producto y en base a esa información has decidido comprar un Mac en lugar de un PC o colocar más RAM o la marca de discos que usas o usabas para hacer un Backup etc., y es por esa misma razón que yo "educo" "instruyo" "enseño" (la palabra que quieran) a mis clientes.

 

No me quejo de los precios de la competencia, las cuentas que tenemos van desde C hasta AAA y a todos les damos exactamente lo mismo, buen servicio, les enseñamos de manera general el ramo y les damos un buen producto.

 

Como había ya dicho con anterioridad en algún tema, a mi me funciona y tenemos mucho éxito con esta estrategia.

 

Saludos

 

Editado para corregir fallas

Edited by McDaniel
Link to comment
Share on other sites

Ok, Mc.

 

Entiendo tu postura pero me temo que estas dos posturas son irreconciliables. Esto no significa que una tenga que ser mejor que otra. Simplemente son distintas.

 

Yo no soy comercial, lo reconozco. Pero insisto, no soy mejor, sino que no lo soy. A mí me da hasta cierto pudor el venderme.

 

También considero importante la matización que has hecho. No es lo mismo informar que educar. Informarse está bien, aunque también he observado que aunque haya gente muy curiosa, en otras lo que funciona es la confianza. Es decir; yo si tengo que comprar un disco para hacer copias probablemente confiaré en mi proveedor. Estar investigando por internet y empapámdonte de comparativas y conceptos que no entiendes sale muy caro. Es más efectivo explicar tus necesidades a un proveedor de confianza y que él te aconseje... Es posible que parte de tu éxito se deba, además de a la labor comercial, a la fidelidad de clientes que por propia experiencia confían en tu/vuestro trabajo. Seguramente ellos atiendan tus explicaciones por respeto conscientes de que todo profesional disfruta hablando del tema que le fascina, su trabajo. Pero más allá de los datos técnicos que les puedas explicar, seguramente haya una confianza que les de tranquilidad al delegar en vosotros y no en la compemtencia.

Link to comment
Share on other sites

Todos tenemos un caché. Las empresas suelen decidir diferentes partidas para diferentes objetivos. No hay que subestimar el buen criterio de las personas, simplemente, si una empresa ha decidido elegir un menú de 40 € para una cena de empresa... pues se moverá con los presupuestos de restaurante que le ofrezcan ese producto. No creo que haya que darles la brasa sobre lo importantísimo o irrelevante de ese acto para que se adecuen a tus objetivos.

 

 

Ahí venía yo, parece que a algunos "restaurantes de lujo" les moleste que existan menús de 10 euros, si no es lo mismo que ofrecen ellos ¿por qué les molesta?

Link to comment
Share on other sites

Paco, yo insisto una vez más: no estamos hablando de ningún lujo sino de profesionales normales y corrientes.

 

El ejemplo del restaurante también me vale para esto. Hacer un menú que cuesta 10 euros le puede llevar al cocinero el mismo tiempo que hacer un par de platos y postre a la carta... y sin embargo ese mismo cocinero no te los cobra a 10 euros.

 

Y no es que nos moleste que haya trabajos que se cobren por horas, porque todo el mundo tiene que hacer de estos alguna vez y sabe lo que hay (te ponía el ejemplo de picar textos o maquetación, cuyo precio no depende de si es el libro del premio Planeta, una memoria de empresa o el boletín de la asociación de empresas de barrio). Lo que es inconcebible es que la creatividad tenga un precio por hora.

Link to comment
Share on other sites

Hay una faceta de este trabajo que técnicos como Modesto no contemplan: Que los clientes potenciales del gremio de diseño gráfico pueden ser de dos clases (por lo menos).

 

1. Pueden ser veteranos del gremio (un editor experto que encarga un libro, un grupo editorial que encarga una revista, etc), y por tanto saben exactamente lo que piden y todos los detalles que supone, con todos los requisitos que debe cumplir el trabajo. En ese caso, apenas le podemos "educar", porque de la calidad de producción puede que sepa tanto como nosotros. También puede que sepan cuánto es razonable pagar por ello.

 

2. Puede que sea un profesional en su campo, pero un profano en artes gráficas (un fontanero que encarga toda la documentación corporativa, una empresa de transportes que encarga la rotulación de los vehículos...). En ese caso, debemos informar al cliente de cómo conviene que se haga el trabajo, de qué decide quién, de qué pasos serán necesarios, de requisitos, de tiempos, de precios, etc, etc. No es una tesis ni tampoco charlar de lo mucho que me encanta mi trabajo, sino de los detalles de producción que hay que concretar. Eso lo podemos llamar "educar" o "instruir" o como queramos, pero es necesario hacerlo, porque si no se hace, el cliente no sabrá lo que está pidiendo.

 

Por lo tanto, esa sucinta "instrucción" también incluye porqué ese servicio cuesta ese dinero, y porqué si no lo hacemos así ya no le servirá (lo de que le entreguen el logo en jpg, que era lo barato pero no vale pa ná). Eso no es "venderse", sino explicar lo que hay para que el cliente decida con conocimiento.

Link to comment
Share on other sites

Hola de nuevo

 

Genial descripción faunus (tienes una increíble capacidad de explicar mis ideas :P :lol: ).

 

Por último, sólo quiero agregar que no es que yo me crea la última Coca del desierto, simplemente es que ante ésta caída en precios y clientes todos tenemos dos opciones, entrar al juego de bajar precios o defender lo mejor que podamos nuestro gremio, ahora bien al menos por esta parte del mundo existe mucha competencia pero muchos de ellos son principiantes (yo lo fui hace ya muchos años) que tienen un PC o Mac en casa, una versión pirata de CS5 y hacen cualquier porquería y trabajan con lo que su mente les da a entender, pintan con Pantone en trabajos que son en selección a color, incluso usan dos gamas distintas de Pantone para el mismo color y muchas de las cosas de las que por aquí nos quejamos. Debido a todo esto nosotros decidimos en lugar de entrar al juego de bajar precios hacer lo que ya he comentado, competimos no en precio sino contra inexperiencia o como quieran llamarle, pero como bien faunus dijo algunos saben y otros no, por lo tanto si les damos ese abanico de posibilidades los clientes y los potenciales clientes encuentran ese plus y por lo tanto toman una decisión basada en un mejor conocimiento del tema.

 

Saludos

Link to comment
Share on other sites

Pues claro, es que era a eso a lo que se referían con "educar" al cliente. No es nada pretencioso, sino explicarle además del precio y del tiempo, las ventajas e inconvenientes que tiene cada decisión.

 

Muchas veces, si el cliente es razonable, después de explicarle las cosas, reconoce que nuestro trabajo le ha servido mejor que el baratillo de un amigo de su sobrino.

 

Y para los casos en que no son razonables, véase el inabarcable océano de estulticia en La Inefable Escupidera

Link to comment
Share on other sites

Pues claro, es que era a eso a lo que se referían con "educar" al cliente. No es nada pretencioso, sino explicarle además del precio y del tiempo, las ventajas e inconvenientes que tiene cada decisión.

 

Muchas veces, si el cliente es razonable, después de explicarle las cosas, reconoce que nuestro trabajo le ha servido mejor que el baratillo de un amigo de su sobrino.

Eso es, bravo! ;) Qué bien te explicas Faunus.

Link to comment
Share on other sites

Genial descripción faunus (tienes una increíble capacidad de explicar mis ideas :P :lol: ).

Eso es, bravo! ;) Qué bien te explicas Faunus.

jopé, vais a hacer que me sonroje. :blush:

 

Si es que, en realidad, estamos de acuerdo en lo fundamental: en que, trabajando lo mejor que podamos y sepamos, lo cobremos dignamente.

No sé cómo a algunos clientes les cuesta tanto entenderlo...

 

Al próximo cliente que os pida mucho trabajo de diseño por poco dinero, preguntadle si se fiaría de un fontanero muy barato, o de un mecánico muy barato para su coche, ya veréis cómo os dice "claro que no, pero no es lo mismo" :D :D :D

Link to comment
Share on other sites

Reconozco que Faunos se explica realmente bien... de labia va sobrado... :)

 

Yo voy más justito. Quizás por eso no me caracterizo por dar grandes explicaciones del porqué de mis honorarios. Cobro lo que considero justo, que viene a ser lo máximo que consigo que me paguen. Si el presupuesto entra bienvenido si no... pues qué le vamos a hacer. Otras cosa es que el cliente comente algunas observaciones a tener en cuenta... He dicho observaciones, no películas... de esto estoy ya vacunado. Son muchos años aguantando a presuntos "busca talentos" que me iban a quitar de la calle porque tenían contactos muy importantes: "Tú con estos trabajos estás perdiendo el tiempo... yo conozco a tal y cual... círculos donde realmente se puede cobrar... y bla, bla, bla..."

 

Francamente, cuando uno tiene que poner un valor a su trabajo entra en un terreno algo subjetivo. Generalmente te adecuas al mercado: si cobrando 10 no das a basto, en el siguiente presupuesto lo subes a 12, ó 14... si sigues a tope, pues oyes, buena gana de perder dinero... sigues subiendo tu caché y cobras 30, 40 o lo que consigas que te paguen. En la dirección opuesta funciona igual. Si no tienes curro y en un presupuesto das 10 y se te va... en el próximo bajas a 8 y si si también se pira y estás con el agua al cuello de pagos, pues en el siguiente das 5. Total, para estar tocándote las bolas, así haces algo. Además practicas un poco. :)

 

Siempre suelo trabajar con las mismas personas y nos conocemos. Cuando me viene un regateador no sé entrar en el juego. A veces, y por lo que he dicho, me ofende. Yo no valoro a nadie... si lo que me ofrecen entra dentro de mis cálculos le doy el trabajo, de lo contrario me busco a otro.

 

Esto quizás sea sólo una limitación. De alguna manera siempre he admirado esos mercados callejeros donde el regateo es parte natural y fundamental en toda transacción comercial. Yo en esas lides soy lo que viene a denominarse como un pardillo.

Edited by MODESTO
Link to comment
Share on other sites

Abundando en este tema; otras dos características que no poseo son la rapidez y la infalibilidad.

 

No soy rápido y en mis ofertas tampoco contemplo un producto como urgente.

 

De forma parecida a cuando alguien me pide explicaciones sobre mis honorarios, me quedo flipadísimo cuando alguien decide outo-calificar un trabajo como urgente. "Esto es urgente". Como he dicho yo no contemplo ese concepto... por ejemplo, la empresa que me reparte sí tiene nítidamente diferenciado el reparto ordinario del urgente (5-30 euros). Pero yo no.

 

Pero no nos engañemos. Cuando un listillo te dice que su trabajo es urgente, no quiere que le cobres un suplemento, lo que pretende es anteponerse a los otros clientes e incluso a tus horas de descanso.

 

Cada vez llevo pero eso de que me digan: "Este trabajo es urgente". En el sector médico/hospitalario el término urgente lo entiendo perfectamente... pero que un individuo te venga con una "mierda" de tarjetas o similar contándote la milonga que se acaba el mundo si no lo haces...

 

Urgente en este oficio suele ser un elemento de subordinación. Es como el gesto ritual donde los primates ofrecen el "bullaque" al macho alfa como gesto de sumisión: "Mi descuidos, mi dejadez y falta de planificación la pagas tú porque eres inferior". No me jodas. En muchas ocasiones te traen un trabajo con la etiqueta de "urgente"... sacas la primera prueba quitándote calidad de vida y teniendo que torear a otros clientes... se lo llevan para verlo y se tiran 15 o 20 días.... te lo vuelven a traer con las correcciones como "urgente" y te lo reclaman en unas horas... te lo quitas de horas de sueño para "salvar el mundo" y se lo reenvías... Para revisar unas cuantas correcciones se tiran otros 15 días... Finalmente te dan el visto bueno y en un par de horas tiene que estar listo para meterlo en máquina. Eso sí... cualquier cosa que salga mal, es culpa tuya porque el cliente pensaba que eso lo "mirabas" tú.

 

Por esto tampoco soy infalible. Lo que sí tengo claro es dónde acaba mi responsabilidad y no estoy dispuesto a dar mi brazo a torcer.

 

Uno de los aspectos en que quizás se vea la merma de la profesionalidad en este sector es la pérdida de papeles. Aquí siempre ha estado delimitado las responsabilidades de unos y otros. Esto se está viciando y cada vez más, la responsabilidad de todo la tienen los productores. Ellos son los que tienen que darse cuenta de todo porque estar a la expectativa se ha convertido en un argumento de competencia. Como decía, si después de ver veinte pruebas y estar mareando la perdiz una semana con las pruebas de una tarjeta, resulta que "su" teléfono iba mal; el cliente pensaba que eso lo mirabas tú... si el apellido lo has escrito mal... él pensaba que eso lo ibas a tener en cuenta tú... siempre la responsabilidad es tuya porque él, supongo que él se preocupa de cosas más hmmm!!!... digamos "artísticas"... :)

 

Algo parecido pasa con el material que se entrega para la producción de un trabajo. Da igual que sea un pdf en condiciones, un fichero PPS, o una imagen descargada de Dios sabe donde... Al final el responsable de que el trabajo quede bonito recae sobre los productores. Si la foto no tiene resolución, si el fichero no estaba en condiciones, si había errores de sobreimpresión, en el sangrado, en el grosor de las líneas... o en los negros o en los verdes o donde fuere... eres tú el que te tenías que haber dado cuenta... Y lo mas cachondo de todo esto es que todas estas responsabilidades y trabajo, raramente se cobran. He llegado a pensar que es lo mismo hacer un trabajo en condiciones que dar un archivo inservible... qué digo!!!.... es preferible dar un fichero mierdero porque te van a cobrar lo mismo y de algún modo les estás obligando a que metan las manos para arreglarlo... y ya se sabe: si lo tocas, te responsabilizas. Si algo sale mal, siempre habrá un detalle modificado al que te puedas agarrar.

 

Saludos.

Edited by MODESTO
Link to comment
Share on other sites

Jopé, lo que hacen algunos por pereza :D :D

 

Bueno, hay algo que se podría comentar

Sobre los encargos con prisas.

Mira, si a mi estudio llega un cliente que viene con agobios, de hacerlo muy urgente que me corre muchísima prisa que tiene que estar hecho para ayer que sácalo lo antes que puedas o si pudieras esta misma tarde y toda esa vaina, por supuesto que eso también es facturable.

Un encargo normal va por el cauce normal, siguiendo las fases y los tiempos normales, y por supuesto va a la cola de los encargos normales que hayan entrado antes que él. Si el cliente cagaprisas quiere que me salte algo del cauce normal y lo haga antes que otros, o a deshora, o el domingo, entonces le digo que para urgentes se cobra un suplemento, que puede ser un 10 o 15 % o hasta un 20 % de la fase que se vea afectada.

Si luego está tres semanas pensándoselo es problema suyo, porque yo cumplí como urgente, y lo cobro como tal. Eso sí, forma parte del presupuesto que el cliente recibe por escrito, no va el suplemento de tapadillo disimulando, eso no sería leal.

Si no acepta el suplemento como dices, entonces no va como urgente por mucho que llore, igual que no le gustaría que otro se pusiera delante de su encargo por la cara.

 

Todo esto forma parte de especificar muy bien el presupuesto, con todas las partidas detalladas, por si alguna partida decide eliminarla o hacerla por su cuenta.

 

Sobre las erratas y correcciones:

Si en un encargo hay que revisar pruebas (o sea, en todos), hay que detallar quién y cuándo las va a revisar. Si el cliente quiere que las correcciones las haga el estudio, entonces es otra partida que hace el técnico correspondiente y que también se cobra (pregunta a cualquier corrector profesional).

Si el cliente no quiere esa partida, entonces se acuerda que él haga la corrección ortotipográfica de las pruebas, bajo su responsabilidad. Las pruebas se entregan y se reciben con su firma y fecha. Eso evita el "yo pensé que lo mirabas tú".

Cuando el cliente se queja de que el apellido estaba mal, se le enseñan las pruebas firmadas por él, o el correo que nos mandó con el "conforme" con la fecha, y ya no tiene argumentos.

El asunto consiste en ofrecer seriedad, que no quede nada en el aire, que no quede difuso nada, ni las fases, ni los precios, ni los conceptos, ni los tiempos. Si un cliente ve que el servicio es serio, también paga con menos reservas.

 

(vaya, al final me ha salido otro tocho)

Link to comment
Share on other sites

Lo de las correcciones estoy totalmente de acuerdo contigo, el problema es que el cliente tiene la sarten por el mango y aunque el no tenga la razón, quizás le pierdas como cliente (incluso te dice que no te lo paga). No sería el primer cliente que se lo toma a mal, aunque no tenga la razón y no vuelve. Eso si como tu metas el más mínimo fallo por insignificante que sea, te lo hacen repetir sin miramientos.

Link to comment
Share on other sites

Bueno... Yo desde un principio dije que todo esto no es nada nuevo, que lo hemos hablado mil veces ;)

 

Mañana me miro el tema que enlazas por si se pueden unir, que con el iPod touch hay cosas que son un poco difíciles de hacer con las palancas de moderación...

Link to comment
Share on other sites

FAUNUS:

Sobre las erratas y correcciones:

Si en un encargo hay que revisar pruebas (o sea, en todos), hay que detallar quién y cuándo las va a revisar. Si el cliente quiere que las correcciones las haga el estudio, entonces es otra partida que hace el técnico correspondiente y que también se cobra (pregunta a cualquier corrector profesional).

Si el cliente no quiere esa partida, entonces se acuerda que él haga la corrección ortotipográfica de las pruebas, bajo su responsabilidad. Las pruebas se entregan y se reciben con su firma y fecha. Eso evita el "yo pensé que lo mirabas tú".

 

Considero que el corrector se limita a realizar algunas correcciones que "cree" oportunas de estilo y errores ortográficos... en ningún caso realiza una labor de responsabilidad vinculante. El responsable del trabajo, siempre es el cliente o una persona en quien delegue. Él tiene que dar su visto bueno antes de empezar a imprimir.

 

Yo no puedo ofrecer "una partida en la que me comprometo a realizar las correcciones oportunas" porque:

 

a) Tendría que contemplar la responsabilidad que asumo. Es decir, por el mismo trabajo, cobraría según la responsabilidad en la que pudiera incurrir. No es lo mismo realizar una composición de la que se van a imprimir 500 ejemplares... que la misma composición si se van a imprimir 500.000 ejemplares. Esta responsabilidad actualmente no la contemplo. Ignoro la cantidad y el precio de material en la que se van a imprimir la mayoría de los trabajos que realizo.

 

b ) Debería poseer una tecnología que me permitiera realizar esa tarea con una fiabilidad del 100%. No existe.

 

c) Debería también tener la posibilidad de subcontratar esa responsabilidad mediante un seguro para no perder todo en un descuido. No creo que exista un seguro que mediante el pago de una prima por trabajo, que obviamente repercutiría en el cliente, me asegure el importe de la responsabilidad de un trabajo.

 

Por lo demás, y desde mi punto de vista, me parece un protocolo muy acertado el que has descrito.

 

 

GARIN

 

Suscribo.

 

MCDANIEL

 

 

Te iba a decir algo... pero si eso, ya mejor se lo he explicado a Faunus. ;)

 

iunnius

 

¿Genial?... Bah!!!... pura supervivencia. Este eslabón de la producción es muy sensible. Si te descuidas te acusan de haber matado a Manolete. :)

Edited by MODESTO
Link to comment
Share on other sites

Te iba a decir algo... pero si eso, ya mejor se lo he explicado a Faunus. ;)

 

 

Como dijo faunus...

 

Lo que hacen algunos por pereza :lol: :D ;)

 

 

Volviendo al tema que ahora nos compete...

 

No creo que nadie sea infalible, y apuesto de nuevo a que la hemos batido en más de una ocasión los que por aquí estamos (basta con mirar la firma de faunus [creo que es el MVP del post ;) ]), no obstante si hay casos en los que el trabajo incluye la revisión, en mi caso elaboramos varias revistas para distintas empresas e instituciones, una en particular que es de una institución médica el contrato estipula que como nuestra responsabilidad la correcta ortografía, además de la impresión, fotografía etc., en otras palabras ellos nos mandan sus artículos y el resto nos compete a nosotros. ¿Fácil? No, tenemos un grupo de colaboradores todos responsables y expertos en su ramo que colaboran y cobran por hacer su parte de este trabajo, claro está que estos costos van en la factura y todos contentos a menos que alguien la haya batido, por supuesto que sucede y quizá el corrector (correctora en nuestro caso) sea quién mayores posibilidades de error tenga (y los ha tenido), pero son riesgos que uno debe tomar si quiere ir progresando en este gremio.

 

Por supuesto que existen errores que cuestan y ni modo, en alguna ocasión yo personalmente coloqué un código de barras con una combinación de colores que no se leyó (se suponía que el impresor seleccionado por nuestro cliente se encargaba de checar eso pero...) y por supuesto que nos tocó pagar la reimpresión de los empaques, otra de las especialidades que hacemos tiene que ver con documentos de seguridad (que no sean fáciles de falsificar), y en estos casos un detallito es imperdonable y los el tiraje es de muy altos costos, no hemos tenido aún errores pero si llega a suceder, seguro nos tocará pagar.

 

Que quiero decir con esto. ¿Los riesgos existen? Si, algunos los toman y dependiendo el cuidado y atención que le pongas sumando la experiencia puedes disminuir en gran medida el porcentaje de error. ¿Que obtienes al correr el riesgo? Una facturación más alta y por consecuencia un mayor beneficio económico (que realmente no es lo más importante en la vida pero para eso trabajamos).

 

Ahora no recuerdo quien (tengo en la mente que fue Jonno pero no estoy seguro), comentó en un post en el que se hablaba de un trabajo por un precio ridículo y escribío algo como "yo por esa cantidad, no enciendo ni el Mac".

 

Debemos hacer que nuestro gremio sea mejor reconocido y eso solo nos toca a nosotros.

 

Saludos

Link to comment
Share on other sites

Te iba a decir algo... pero si eso, ya mejor se lo he explicado a Faunus. ;)

 

 

Como dijo faunus...

 

Lo que hacen algunos por pereza :lol: :D ;)

 

 

Por supuesto que existen errores que cuestan y ni modo, en alguna ocasión yo personalmente coloqué un código de barras con una combinación de colores que no se leyó (se suponía que el impresor seleccionado por nuestro cliente se encargaba de checar eso pero...)

 

Saludos

 

 

Vamos a ver si no nos hacemos trampas al solitario... :rolleyes:... estamos escribiendo en un foro temático que versa sobre este gremio; no dando explicaciones a un cliente del porqué "no la hemos cagado cagándola"

 

Corrígeme si me equivoco. El problema no es que utilizaras en esa imagen una combinación de colores que impedía su lectura... lo que vulgarmente se conoce como negro compuesto o negro RGB... Seguramente el problema (determinante) es que utilizaste una imagen rasterizada con una calidad insuficiente: poca resolución y desenfocada. Explícame como chequea el de la imprenta un mapa de bit de estas características. ¿Qué se puede dar cuenta...? Pues sí... pero no es su responsabilidad.

 

Un código de barras solo necesita contraste y nitidez para que la máquina pueda leerlo. Lo digo por si algún principiante llega aquí en busca de información y se tiene que volver al Google buscando: "combinaciones de colores adecuadas para imprimir códigos de barras.

 

Un código de barras vectorizado con negro compuesto (o incluso una buena imagen rasteriazada), bien registrado en imprenta, no tiene por que dar problemas. El problema no viene dado de la mezcla de colores, sino que de las posibles variaciones en el ajuste que provoquen un desenfoque o deformen los espacios blancos y negros.

 

De todos modos, este ejemplo nos sirve para escenificar un hecho y un sino con el que nos toca vivir en esta profesión. Es como una ley que se podría agregar a la lista de Murphy. Una jodida fatalidad: El error siempre se esconde en el lugar más inesperado y en la única eventualidad no contemplada. Es como el equipo médico que después de hacer una operación impecable a corazón abierto utilizando la más moderna tecnología, se deja una gasa dentro del paciente.

 

En esto sucede lo mismo. Todo un engrasado y sincronizado equipo de profesionales, capaces de realizar con seguridad y precisión relojera revistas técnicas, hasta el punto de responsabilizarse de la producción ante la aparición de la menor eventualidad... y algo tan básico como un jodido código de barras se la juega. El de la imprenta es harina de otro costal. Igual hasta se dio cuenta y tiró p'lante... Yo hasta los entiendo... ¿Quien paga las horas de levantar un trabajo... de cambiar la planificación establecida... Y esto una vez y otra... siempre por culpa de terceros? ¿Te lo agradecen?... Los menos. Los más honestos por supuesto que te lo agradecen y te lo recompensan... pero los más toscos, como en todos los órdenes de la vida, adquieren derechos de manera unilateral. Es como cuando haces reiterados favores a una persona, y el día que te niegas se enfada. Todos habremos observado que las medianías, un hábito voluntarios hacia ellos lo convierten en una obligación hacia ellos. Me refiero a que levantas 40 curros y pierdes infinidad de horas de trabajo por errores ajenos sin que nadie diga ni abone nada y el día que se te pasa algo que no te compete te echan al charla porque no "chequeas" los trabajos. No sé. Chequéalo tú. Saca pruebas en impresora, tanto en color como en blanco y negro y si hace falta con las separaciones. Revisa el tamaño de los textos... las sobreimpresiones... Si tienes que cobrar una hora o lo que sea más, cóbraselo al cliente. No pretendas utilizar una máquina 70x100 de 5 colores como máquina de pruebas.

 

Y es que algunos esta coletilla de "si no es necesario no imprima este mensaje... el medio ambiente se lo agradecerá"; lo llevan hasta sus últimas consecuencia. Hay todo un catálogo de errores que podrían calificarse como "errores del pantallazo". He observado entre los diseñadores que no están familiarizado con las tecnologías de impresión (generalmente offset) y que además son unos "vaquetes" a la hora de imprimir sus diseños para revisarlos; ciertas, digamos, mermas de bulto derivadas de no saber calibrar o extrapolar el diseño elaborado en su monitor panorámico de 22 pulgadas... al contenido, tamaño y naturaleza último que esa creación va a ocupar. A alguno le falta decir... ¿que ha salido mal... que no se ve... ? Pues es tu culpa. En mi monitor se ve de pm. :rolleyes:

Edited by MODESTO
Link to comment
Share on other sites

Buf,

Amigo modesto, dices demasiadas cosas a la vez. Como queramos comentarlas todas, cada comentario va a ser mayor que el anterior...

Amos por partes.

Todos asumimos que no hay garantía de un trabajo perfecto. Indudable. Pero por eso debemos establecer los controles razonables, para detectar los errores y fallos que sea posible. Concretamente, previendo (por experiencia) dónde puede darse cada posible fallo, cada fase deberá tener un técnico que responda de su trozo del proceso. Y que por tanto, se responsabilice de su fase y le dé el "conforme" para pasar a la siguiente. Esa cadena de "ok" hay que marcarla y seguirla según la lógica de producción.

 

Por ejemplo, en la corrección de textos:

si el trabajo es diseño de documentación corporativa, en algún momento alguien debe tener todos los datos del cliente (de todos los nombres, cargos, direcciones, telefonos que deban figurar) para que el corrector tenga una referencia exacta a la que recurrir cuando corrige todo el texto.

Si el trabajo es un libro universitario de ciencias, al maquetarlo hace falta una fase de corrección de texto. Pero al ser de ciencias, es necesario un corrector científico, no un filólogo general, sino uno con buena formación de física o química o medicina o lo que sea (para poder revisar espantos como desoxibilirrubina perhidromesoplasmática, si es que eso existe). Y en ese caso, la corrección es una partida muy importante. Tanto, que seguramente suponga corrección de segundas y hasta de terceras pruebas. Yo (el diseñata) no me puedo responsabilizar de la corrección del texto, pero mi compañero corrector sí, pues para eso está.

Con imágenes malas, lo mismo. Sacando pruebas y revisandolas, en la fase que se decida más lógica.

 

En realidad, lo que ocurre muchas veces es que la teoría todos la sabemos, pero en la práctica alguna comprobación se salta, o se hace muy rápido, o a deshora, o pensando en las vacaciones... A todos nos ha pasado.

Pues si queremos que nos traten como profesionales, debemos ofrecer servicios cuidados. No podemos evitar el error del todo, pero podemos perseguirlo enérgicamente para acorralarlo y que estropee lo mínimo posible.

Y todo esto, obvio, se cobra. Pero el cliente recibe un buen trabajo. :) Tendremos pocos clientes, pero los tendremos buenos.

Link to comment
Share on other sites

Corrígeme si me equivoco. El problema no es que utilizaras en esa imagen una combinación de colores que impedía su lectura... lo que vulgarmente se conoce como negro compuesto o negro RGB... Seguramente el problema (determinante) es que utilizaste una imagen rasterizada con una calidad insuficiente: poca resolución y desenfocada. Explícame como chequea el de la imprenta un mapa de bit de estas características. ¿Qué se puede dar cuenta...? Pues sí... pero no es su responsabilidad.

 

Un código de barras solo necesita contraste y nitidez para que la máquina pueda leerlo. Lo digo por si algún principiante llega aquí en busca de información y se tiene que volver al Google buscando: "combinaciones de colores adecuadas para imprimir códigos de barras.

 

Un código de barras vectorizado con negro compuesto (o incluso una buena imagen rasteriazada), bien registrado en imprenta, no tiene por que dar problemas. El problema no viene dado de la mezcla de colores, sino que de las posibles variaciones en el ajuste que provoquen un desenfoque o deformen los espacios blancos y negros.

 

Hola

 

Te contesto porque hay una imprecisión. El código de barras que no se leyó estaba en una caja de una crema cosmética, todo el arte incluyendo el código de barras estaba en vectores.

 

¿Cuál fue el problema? El color de fondo era el Pantone 465 y el código en lugar de reservarle un área blanca se imprimió encima con el Pantone 462. Aquí es dónde yo me equivoqué, mi cliente me comentó que su impresor tenía el lector para verificar su lectura y yo no lo verifiqué.

Otro error fue dejar al aire y no puntualizamos a quién le correspondía hacer la verificación (al impresor o a mi). Al final no había suficiente contraste y no se leía el código.

 

¿Que hicimos? Lo primero fue mandarle etiquetas con el código impreso para que las colocaran en las cajas que aún tenia en su planta, lo segundo fue pagar por la reimpresión de las mismas.

 

Que quiero decir, que las combinaciones posibles de color de fondo y el color de las barras no son infinitas, de hecho hay ya combinaciones que si funcionan y otras que no (por aquí creo que ya también se habló de eso), simplemente yo me confié y no verifiqué.

 

Saludos

Link to comment
Share on other sites

  • 5 weeks later...

Hola a todos

 

Respecto al tema de las tarifas de precios he visto esto en la página de la Asociación de Diseñadores Gráficos de Asturias

 

http://www.aga-astur...es/tarifas.html

 

Creo que es la primera vez que veo una tarifa de precios de diseño así desglosada, "a la carta". ¿Qué os parecen las tarifas que ponen?

Edited by Txuspi
Link to comment
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Restore formatting

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

 Share

×
×
  • Create New...

Important Information

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue.