Actualidad Macintosh en español

 




Macu te necesita

Vótanos en la revista ReD





La respuesta a tus preguntas es ¡MAC!

¡MAC! pdf númeroVIII
Suscríbete.



Ven a recoger tu salvapantallas

 

El monopolio que no quieren ver
Reflexiones sobre Microsoft y lo que la gente piensa de ella, por silta

12-12-2.001



Vaya, vaya, me parece que la razón de que a mi mujer no le guste Macuarium no estriba sencillamente en el hecho de que pase más tiempo del normal comunicándome con desconocidos (o conocidos virtuales); me parece que tengo al enemigo en casa ;).

Crisis familiar

Mi mujer admira a Bill Gates.

Vale, sí. Ya se que personificar a Gates como enemigo del Mac es anclarse en la historia de la informática. Y lo mantengo. Pero el término enemigo es una figura retórica y al fin y al cabo Microsoft no deja de ser compentencia -y menuda competencia :( -, aunque una de sus unidades de negocio desarrolle para Mac OS.

La otra noche comenté mientras cenábamos el acuerdo legal que Gates propuso para cerrar el juicio por el que varios Estados USA lo acusan de mopolio. Mencioné como esperaba que el Juez viera lo que para muchos es evidente, que la propuesta de Gates para cerrar el caso por monopolio contra su compañía es estupenda... para él -Gates- y su compañía. Regalar montones de equipos informáticos a colegios y el software necesario para su funcionamiento no parece el mejor sistema de evitar el monopolio, ya que supone sembrar su sistema -con deducciones por donación-. Aparentemente es una buena acción que, en realidad, atará a montones de colegios al sistema operativo de Microsoft. Y a la renovación de equipos cuando se vean obligados a actualizar ese OS.

Desde luego, parecería razonable que el juez contraofertara indicándole que pusiera el dinero a disposición de los colegios y sin derecho a desgravación alguna. No es una donación, es una multa. No que le permita poner a los equipos o el software -que los elegiría el colegio- y valorados a precio de coste, no de mercado.

Mi hijo insistió en que Bill Gates era así de listo. Que lo que pasaba es que me cabreaba que Jobs no fuera tan bueno negociando como él. Cuando le dije que no se trataba de eso, mi mujer me dijo que el chico tenía razón, que era mejor que la gente aprendiera lo que luego va a encontrar instalado y que lo que pasaba es que yo soy un integrista del Mac. Era la primera vez que mi mujer se sumaba a las opiniones de nuestro hijo sobre lo injusto de juzgar a Gates por ser un hacha de los negocios. Y decía que estaba bien que los chicos aprendieran lo que luego encontrarían por ahí.

El problema no es que sea Windows

Me preocupó esa forma de pensar. No porque yo sea un fanático del Mac, que lo soy, sino porque aunque sinceramente opino que Gates es un lince para los negocios, no me gusta su estilo. Cabe señalar aquí, cómo vendió a IBM un sistema operativo que, primero, no estaba acabado y, segundo, no era de él cuando lo ofreció. Después, inspirado por el interfaz gráfico de usuario nacido en Xerox Park y desarrollado con éxito comercial por Apple desarrolló windows, tardando once años en hacerlo con los abrumadores resultados que todos conocemos. Gates siempre ha antepuesto el beneficio a la calidad o la innovación. Y si el fin de una empresa no es otro que ganar dinero.. ¿cuál es el problema? se preguntará el lector. Que, para ser justo, no debería hacerlo mediante prácticas monopolísticas.

A mi, la verdad, no me parece mal que el Windows lleve "de serie" el Explorer, el Outlook y el Windows Media Player. No seamos fariseos, Apple pone "de serie", por ejemplo, el QuickTime. Además si no te gustan hay montones de otros programas alternativos que hacen lo mismo o parecido. Y cualquiera sabe donde buscar.

Realmente, hoy, a un novel total en cuestiones informáticas le pones un PC y un Mac delante y no verá gran diferencia. Sólo cuando has trabajado bastante con los dos equipos te das cuenta que el legendario concepto "ease of use" de los Mac es mucho más que un mito, es una gran realidad. Hablo siempre, desde luego, de usuarios no expertos. No hablo de informáticos, sino de usuarios que utilizan las aplicaciones para hacer su trabajo.

El monopolio

La verdad es que creo que si Apple hubiera licenciado su OS en 1984 otro gallo cantaría. Porque entonces se diferenciaba. Otra cosa es que si hoy fuera el sistema mayoritario (90 % de equipos), probablemente, adolecería de los fallos de Windows, pero no por el sistema en sí, sino porque al ser un sistema muy implantado desarrollan para ti multitud de compañías de periféricos y software, así como multitud de fabricantes de componentes internos, comenzando así las incompatibilidades -dentro de un mismo OS-.

El gran problema del abrumador dominio de una sola opción es que quién la ofrece puede aprovecharse de su capacidad de dominar el mercado, doblegando así a proveedores, trabajadores, consumidores y distribuidores. Por supuesto, esa hegemonía amenaza a los consumidores, al caber el riesgo de que los agujeros de seguridad que puedan haber se produzcan en la totalidad de los equipos.

Me parece increíble que se pueda dudar de la maldad del monopolio. En este país de nuestras desdichas toooodo el mundo nos dimos de alta en varios operadores de telefonía mediante marcación de prefijo, en cuanto cupo la posibilidad de elegir operador. ¿Por qué? "Para fastidiar a Telefónica. Ya está bien. Qué se han creido. Esto es el colmo. M... de monopolio, que hacen con nosotros lo que quieren. Se van a enterar". Así eran las opiniones más suaves.

Ya se, ya se, que no se puede comparar un monopolio del Estado a una situación monopolística adquirida por una empresa en virtud de su actividad empresarial. Digamos que este caso al menos conlleva una estrategia. Pero los riesgos de un monopolio son los mismos independientemente de su procedencia: Fijación de precios, de características técnicas, de estándares en los elementos complementarios, cambio de los estándares del mercado por lo estándares del monopolista... Sometimiento de los clientes, en definitiva.

¿Alguien imagina una liga deportiva con un sólo equipo? Si ya nos parece mal el oligopolio de los 10 equipos que todos los años se lo llevan todo...

Un argumento favorable al monopolio sería que éste puede evitar incompatibilidades... mientras el monopolista quiera. El monopolio puede suponer que de repente, mediante una actualización gratuita y que te regale la licencia, sin aviso te impidan regresar a una versión anterior del soft. Ya estás cautivo, registrado, sin paso atrás. Ya hay incompatibilidades (con uno mismo). Luego en esa versión no corren algunos programas y te ves obligado a actualizarte al precio que marquen, porque seguro que se puede mejorar el sistema antipirateo. Pero además cada actualización supone la mejora del equipo informático que por supuesto fabrica el monopolista porque se integran mejor hard y soft.

Además, por si todo esto fuera poco, este software convertido en monopolio de facto está tan lleno de agujeros en materia de seguridad como de ideas para sacar dinero a través de su intermediación. De acuerdo con el suplemento del diario El Mundo, Ariadna, que cito una líneas más abajo, el nuevo Windows presenta Passport, un sistema que se supone facilita tu vida. Y digo eso porque en dicho suplemento se pone de manifiesto el riesgo de que alguien te suplante en la compra, en el banco, en los foros, etc. y pague con tu tarjeta. Porque el pasaporte en cuestión parece un queso de gruyere en materia de seguridad. Es otro de los riesgos del monopolio. Si el monopolista lo hace mal, el consumidor se ve afectado y no puedo solventarlo comprando a la competencia. Y la cosa puede agravarse si el estado también se encuentra en manos del monopolio, porque esos mismos errores los padece la administración.

Si un sistema es el unico, se puede vender a quien se quiera. Se ata al distribuidor que habrá de pasar por donde diga el único fabricante, porque "si no, no vendes". Igualmente se ata al consumidor que encuentra una única opción. Ya es un hecho que Microsoft está cambiando a un sistema de licencias mediante el pago de una cánon anual, perfecto para las grandes empresas que renuevan su soft a menudo, mientras que a las PYMEs este cambio les incrementará sus costes informáticos en un 107% (Gartner). Mientras que muchos de los que apoyan a Microsoft se quejan de que a la PYME no se la apoya en este país...

Y para acabarlo de arreglar, la prensa dice que el enfado de Jobs con el tema de las donaciones a colegios es porque Apple considera el mercado educativo un coto privado (Ariadna-El Mundo, 6-12-01). Pues no es ese el problema, en absoluto. El Sr. Jobs (CEO o Director Ejecutivo y no Presidente de Apple como indican) lo que pretende es que no se apoye el monopolio de Microsoft mediante el acuerdo para cerrar el juicio por esa misma causa, extendiendo su sistema mediante el regalo del mismo en uno de los únicos mercados donde su posición monopolística es discutible. Lo que dice el Sr. Jobs es que se done el dinero en efectivo para que los colegios puedan elegir los sistemas que implementarán. Y la tardanza en rematar este artículo me da la perspectiva de que el Juez así lo va estimando oportuno (ya veremos en que acaba).

No podemos decir qué malo es el monopolio estatal y qué bueno el de Gates, porque el de este último se derive de su habilidad para los negocios. El monopolio es malo. Siempre. Derive de donde derive. La competencia es sana. Obliga a las empresas a innovar, a hacerlo bien, a mejorar, a pelear por cada cliente, ofreciéndole calidad, novedad, servicio, valor añadido en definitiva.

Para concluir...

En fin, a mi mujer la salva de las garras del diablo que, en realidad, aunque me hace rabiar con lo del integrista del Mac, su opinión es que es mejor saber de todo. Menuda es ella, opina que mejor que sólo español, es conocer también inglés, francés, alemán... Y lo mismo en materia informática: PC, Mac, Unix, Linux... Además también la salva que nos queremos mucho más allá de los sistemas :-).

Y en cuanto a la necesidad de conocer de todo estoy de acuerdo con ella. Lo mejor es ser capaz de manejarse con todo y entenderse con todos a tu alrededor (y en materia infomatica, para éso el Mac es la mejor máquina, jjj).

La libre competencia hace mejores a los jugadores del mercado. La existencia de alternativas nos permite conocerlas y elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades y las de los que nos rodean. La competencia y las alternativas nos dan la posibilidad de elegir. Y elegir nos hace libres.



 

Artículos en esta misma edición:


Otros artículos relacionados